miércoles, diciembre 02, 2015

INFIERNO NEVADO de Ismael Martínez Biurrun

De mi provisión de libros que me traje de la Librería Gigamesh de Barcelona, hoy os presento una novela que me chocó vivamente. Conocía de referencia la novela “Infierno nevado” de Ismael Martínez Biurrun pero no la he podido tener hasta ahora. Fue una gran alegría encontrármela en pleno expositor. ¿Qué más podía pedir? ¡Historia misterio, antiguas leyendas, fantasía! Era imposible pasar de largo.

Una edición cuidada, a un precio razonable, bien. Una portada estupenda con ilustración y diseño de Isabel González que ya nos avanza lo que nos espera: caso romano, bosque nevado y una extraña figura al fondo. Conozcamos mejor a su autor.

Ismael Martínez Biurrun (Pamplona, 1972) es licenciado en periodismo y se ha especializado en guiones cinematográficos, ha unido en sus novelas una gran ambientación, fantasía oscura y el terror. Con “Roja alma, negra sombra” (451 Editores) consigue el Premio Celsius de la Semana Negra de Gijón de 2009 y el Premio NOCTE. De nuevo consigue el Premio Celsius en 2011 con “Mujer abrazada a un cuervo” (Editorial Salto de Página). Publica “El escondite de Grisha” en 2011 (Editorial Salto de Página) y en 2014 “Un minuto antes de la oscuridad” (Editorial Fantascy). Ha participado en diversas antologías de relatos: “Visiones” (AEFCT, 2006), “Hombre Lobo” (451 Editores, 2008) y “Aquelarre” (Editorial Salto de Página, 2010).

La novela que tratamos tiene una singladura especial. “Infierno nevado” es su primera novela publicada por Equipo Sirius, con el sello “Transversal”. Pero en marzo de este año de 2015 la Editorial Sportula la ha reeditado y nos la ha ofrecido a quienes no tuvimos la oportunidad de conocerla en su momento. Vamos a ver que nos cuenta.

Lucio Celio Rufo es un veterano de las legiones romanas, antiguo escribano, perteneciente a las tropas de Pompeyo El Grande. Nos sitúa en un episodio horrible de su pasado, cuando Pompeyo luchaba contra Sertorio en el norte de Hispania, en un territorio difícil, salvaje, primitivo. Lo vivido en el invierno del 75 a. C. le está llevando a la locura.

En el “ProemioIsmael Martínez Biurrun nos introduce directamente en una situación límite: el lamento de una persona que se queja de la ruptura de su paz interior. Han pasado 12 años de algo terrible sucedido en el Sumo Pirineo donde fue encontrado malherido y con la mente rota. Ahora, cuando ya estaba aposentado en su locura, surgen los fantasmas del pasado. Y es cuando empieza la narración propiamente dicha.

El cuerpo de la novela esta dividido en cinco capítulos con un título cada uno en el que se nos anticipa la acción futura. De forma paulatina se nos va narrando la actuación de la legión en plena guerra de Pompeyo contra Sertorio, la situación delicada de la legión por falta de suministros y la presencia de un crudo invierno en los Pirineos y por eso se decide establecerse en la aldea de Olcairum. Al no llegar los suministros se organiza una cohorte para traer el trigo y averiguar lo sucedido. Se pone al mando a un singular personaje, Arranes, de origen vascón pero de educación romana. Surgen las diferencias con Marco Arrio, oficial que quiere medrar y no lo considera apto parta la misión. Con estas tensiones internas, los acontecimientos se suceden con una magnitud que los desborda. Tampoco el clima ni el terreno les ayuda y poco a poco la catástrofe y el horror va adueñándose de la cohorte hasta un final en el que se unen el valor personal y el honor contra la barbarie, el horror y las fuerzas ancestrales de una Naturaleza terrible.

El “Epílogo” enlaza de nuevo con el presente de Lucio Celio Rufo. Se cierra la narración dándonos explicaciones de lo sucedido después, de las intrigas políticas sobre unos buenos soldados y el olvido de lo sucedido en los Pirineos. Y tal vez el horror. Lo horrible no está escondido solamente en un bosque primigenio.



La novela está narrada en primera persona por el escribano, al que vamos conociendo por sus propias palabras, los sueños que nos cuenta y por su propia actuación. Persona culta, no guerrera, siente veneración y amor por Arranes al que considera hombre íntegro y al que sigue incondicionalmente.

Arranes es el protagonista principal del que conocemos sus orígenes humildes vascones pero por su educación romana anhela llevar la grandeza de Roma a su pueblo, crear de un pueblo bárbaro una gran nación que unida a Roma pase a la Historia. Hay momentos en que la situación se le hace grande y le sobrepasa pero su valor y honor lo resitúan en el mando de la cohorte y en su superioridad moral.

Un personaje secundario y antagonista de Arranes, sería el tribuno Marco Arrio, oficial exigente, sin escrúpulos que no entiende ni acepta otra cosa que a Roma y pretende medrar a toda costa. Junto a estos personajes humanos tenemos la Naturaleza del entorno, verdadero personaje que parece luchar en contra de la cohorte romana interponiéndose siempre para dificultar tanto el avance físico de los legionarios como para minar su valor y decisión. Aparecen seres no humanos, una raza antigua, refugiada en las montañas y el Pueblo Antiguo, los ranak, con asombrosos ritos. Una misteriosa y bella joven pelirroja es la unión entre los seres de origen antiguo y el mundo actual. Su actuación es sorprendente y decisiva. Y por último un ser antiguo, grande, el Su Gaar, poderoso como un dios pero de esencia mortal”. Un ser que no se manifiesta en la narración hasta el final pero que su presencia se hace notar por la actuación de los legionarios, de los lugareños e incluso de la joven pelirroja. Manifestación del horror, personificación de todos los temores de los seres humanos, conducirá a los legionarios a un horroroso final.

Estos personajes se desarrollan en una narración clara y precisa. El autor nos describe lugares reales, las aldeas, el bosque pero también tiene la habilidad de crear una atmósfera agobiante, temerosa, en la que las emociones y sentimientos se unen: el deseo de vivir se une al valor de la lucha pero también a la necesidad humana de sobrevivir a costa de todo. La narración presenta un ritmo que poco a poco nos va mostrando la situación, el carácter y los deseos de estos hombres alejados de su patria e inmersos en una sociedad muy distinta a la suya en la que los valores y el sentir no coinciden. Si concretamos más, la batalla en el monte Urkullu, en realidad todo el capítulo, va subiendo poco en expectación, el horror de los soldados, el encantamiento de la joven, el desconocimiento de lo que en realidad ocurre y llega a su punto máximo con la descarnada batalla. La narración se relaja un tanto pero para resurgir en su máxima extensión al final, con la misión que se impone Arranes y su gloriosa arenga ante los pocos soldados que sobreviven.

Hay que añadir una gran ambientación histórica: 75 a. C., Hispania Citerior, los bosques y aldeas de los Pirineos, la lucha entre Pompeyo y Sertorio, la organización de la legión romana, la disposición de los campamentos, los trabajos a realizar, vienen al mismo tenor de la narración sin ser ni estar forzados. Hechos reales que envuelven una narración fantástica haciendo un todo comprensible y posible.

Completa el libro “Nota del autor” donde Ismael Martínez Biurrun nos cuenta el origen de la novela “Infierno nevado”, las motivaciones, la necesidad que tuvo de escribirla. Nos habla del conocimiento que tuvo de una carta de Lovecraft a su amigo Donald Wandrei sobre un sueño. Esta carta es lo que le impulsó la necesidad de escribir una novela que redondeó con los bosques conocidos y los personajes mitológicos de su propia tierra. Es también una interesantísima reflexión sobre Literatura de fantasía y sobre el maestro Lovecraft. Cierra el libro dicha carta en la que Lovecraft narra el vívido y aterrador sueño a su amigo.

Esta novela tiene un mapa, sencillo pero muy representativo y claro en el que podemos imaginar claramente el terreno, montañoso y abrupto, con numerosos ríos que nos indican la frondosidad y la humedad del bosque. Está situado al final de la novela, lo que me extrañó porque los mapas suelen ponerse en las primeras páginas del libro para situar y orientar al lector a lo largo de la historia. Al terminar de leerlo comprendí que el autor lo ha querido así con el propósito, no de orientarnos sobre el terreno, sino para que comprendiéramos muy bien el por qué de las criaturas que hemos conocido, la atmósfera sofocante y el comprensible horror que desprende. Porque nos sitúa en unos bosques enormes, en unas majestuosas montañas y en el centro de unas tradiciones muy antiguas y arraigadas.

Aquí tenéis, pues, una novela con unos elementos que la hacen interesantísima: legiones romanas, misterio, terror, fantasía y un buen ritmo y acción. No os la perdáis. Saludos y hasta pronto.