miércoles, marzo 05, 2014

REYES DE AIRE Y AGUA de Jesús Fernández Lozano

Suelo realizar la mayoría de mis reseñas al poco de acabar la lectura del libro. Tomo notas, releo algún párrafo y ¡adelante! Escribo sobre lo que me ha parecido y he sentido. Así los resultados son más “frescos”. Pero esta vez con “Reyes de aire y agua” (Editorial Cápside), de Jesús Fernández Lozano, he esperado un poco. He esperado para macerar lo que he sentido y así comprobar que los relatos sí me han influido, gustado y elevado a lo maravilloso. Porque estos “Reyes” han conseguido elevarme al mundo de lo maravilloso, a la fantasía de la que surge todo, a los cuentos de hadas de mi niñez. Pero son también mucho más que eso. Son relatos, cuentos para niños y no tan niños que nos transmiten poesía y candor, misterio y picardía.

Conocí este libro por la presentación que nos hizo Sergio Mars en Castellón, en las Jornadas de Fantasti'CS 2013. Nos habló de él como editor ya que Jesús no pudo acudir. Sergio nos dijo que era una gozada publicar en su Editorial Cápside una obra de tal característica fantástica, un cuento de hadas tanto para niños como para adultos.

En la solapa interior del libro tenemos los datos de la trayectoria de Jesús Fernández Lozano. Nacido en Córdoba en 1974 es graduado en Ciencias Económicas y Empresariales. Editor de la revista de poesía fantástica Nachet & Nebel hasta 2004 y actualmente del fanzine poético The Gentle Man Soldier. Ha colaborado en distintas revistas y ha sido incluido en diversas antologías poéticas. Ha publicado los cuadernos de poesía “El pequeño y valiente librillo de versos de Andrés Malpaso” (2005), “Poemas Bárbaros” (2006) y el libro “Todas las lenguas de los hombres” (La Bella Varsovia, 2013). Sergio Mars ya nos recalcó que su trayectoria poética se pone claramente de manifiesto en estos relatos. Las propias poesías que se incluyen, el lenguaje que mantiene en todos los relatos y la atmósfera que consigue nos lo demuestran.

Reyes de aire y agua” está conformado por una poesía inicial y otra final y cinco relatos. Tanto las poesías como los relatos están entrelazados entre sí o bien por sus personajes que fluyen de uno al otro o bien por la voz del narrador. Cada uno tiene su propia personalidad y componentes esenciales pero la transición se establece y todos fluyen en la dirección de lo maravilloso.

Wendy de los gatos” empieza en un pueblecito en el que los niños han dejado de crecer. Poco a poco se nos cuenta el por qué de esta desdicha: una malvada rata ha robado, por orden de un brujo, los dientes de leche de los niños y el ratoncito Mikal Oglu no puede realizar su trabajo. La gata Wendy que se encuentra entre los dos mundos está refugiada en “La taberna de En Medio” donde conoce historias de tremendos magos y decide ayudar, con la música de fondo de un grillo.

El rey que no podía dormir” empieza con el tono clásico de los cuentos tradicionales. Un joven rey que decide casarse y todo es alegría y esplendor. Pero no consigue dormir bien pues tiene un sueño que lo angustia. Consulta con su esposa y, como no le sabe dar razón, en un arrebato le corta la cabeza. Esto sucede en tres nuevas bodas y no encuentra respuesta a su sueño. Consulta con brujas y magos pero no encuentra satisfacción hasta que una mañana acude a palacio una vieja que le propone un viaje para encontrar a la mujer de sus sueños. Puede parecer un cuento poco infantil por lo tremebundo de la situación pero es un cuento y todo puede ser real y normal.

Rafensthalf” son los amores desgraciados de un joven campesino y la hija de un noble. Es la búsqueda de la riqueza y del honor para poder conseguirla. Es la intervención de personajes feéricos, duendes y hadas en un castillo encantado. Es la victoria del amor y la compasión frente a la avaricia y corrupción. Narrado en tono de leyenda me ha gustado la mezcla de narración tradicional donde el campesino vence sobre los nobles con la épica, los personajes reales que se mezclan con los fantasiosos, la vida del campo y los fastos del castillo. Y… un gato muy interesante.

Cómo el rey de los grillos consiguió su violín” con el ambiente de una leyenda oriental, se desarrolla en un pueblecito, con potentes fuerzas de la naturaleza, la ingenuidad de un joven campesino pero también con su valor y sentido común que le ayudan a salir de una situación comprometida, con la ayuda de un pequeño grillo.

"Maeve" (cuento de absenta) es un cuento de taberna, conoceremos a Maeve, la hermosa moza de la taberna que por la noche baila a la luz de la luna. El narrador está convencido que es una princesa y acude a su amigo mago para descubrirlo. Pero la lectura en el libro de las princesas no le soluciona nada. Decide pagar al malvado enano dueño de la taberna y que reconozca que es una princesa. Su historia se une a la del caballero que guarda un diamante para su novia y, como en unas muñecas rusas, van surgiendo historias. Cierran los relatos “Apéndice. Sobre la fantasía feérica” en la que Sergio Mars nos describe su evolución e influencia.

Son cinco relatos entrelazados que nos llevan desde el mundo de la niñez, de los grillos y gatos, a lo maravilloso con duendes, hadas y castillos encantados. Pasamos por la épica de los caballeros y la picaresca de las tabernas, al tono de lo cotidiano y a la finura de las leyendas orientales. Todos ellos narrados en tono de juglar, con cadencia, música y poesía conseguidos por el lenguaje poético, encantador que se mueve entre la sencillez de la descripción y la poesía en prosa. Jesús Fernández Lozano ha conseguido un libro para todos, tanto para los niños por sus historias y personajes, como para los adultos por su poesía y doble fondo. Y también porque lleva a lo maravilloso, a los cuentos de nuestra infancia.

Y si añadimos la magnífica ilustración de portada (doble) de Olga Esther con su atmósfera intrigante, poética y misteriosa, tenemos en nuestras manos un libro redondo. La Editorial Cápside, con Sergio Mars al frente, ha conseguido con esta cuidada edición un tanto más a su favor dándome una vez más una “fantástica” alegría. Así que no os perdáis este viaje a la Fantasía más maravillosa y sutil. Sin más, saludos y hasta pronto.