viernes, junio 13, 2014

CRÓNICA: PRESENTACIÓN DE “UN POEMA PARA MI GENERAL” DE JULIO GARCÍA ROBLES

Julio García Robles me tenía acostumbrada a sus novelas de Fantasía o Ciencia Ficción, a una creación sobre leyendas o cuentos como la saga de “Uma Soona” o “La leyenda de Perpintres”. Y ahora me ha sorprendido (gratamente) con su última novela “Un poema para mi general” (Loisele Ediciones) ambientada en la Guerra Civil Española, localizada en nuestras tierras. Nos narra la vida de un grupo de amigos y cómo influye este conflicto en su vida y en sus relaciones. Así que al ver que la presentaba el día 11 de junio en la Librería Babel de Castellón, no dudé en ir a verlo y escucharlo.

 

No éramos muchos así que el ambiente resultó familiar y muy distendido. Y más que presentación oficial fue una charla, una tertulia en la que participamos todos los oyentes, el presentador Toni Tirado y el autor Julio García Robles. Inicia la charla Toni Tirado diciéndonos, ya de golpe, que el libro número 15 de Julio ya debía “quedarse por Vila-real, su tierra”. Y claro, me ha sorprendido la cantidad de libros publicados pero es que yo me había quedado con las novelas y no contaba con sus publicaciones de “bichos”, su vertiente medioambiental y fotográfica. Reconoce que Julio ha avanzado mucho en su forma de describir. Siempre lo ha hecho bien pero ahora se ha superado pues escribe y describe una zona conocida. Si su anterior novela “La leyenda de Perpintres” es buena, “Un poema para mi general” es mucho mejor y la crítica así lo reconoce.

A continuación, para introducirnos en la novela y su historia, Julio nos lee el prólogo, verdaderamente emocionante. Nos cuenta la historia del poema que aparece en la portada: coincide con una amiga en un wok y al comentarle la novela, allí mismo le escribe el poema que aparecerá en la portada y en el interior. Leído con estupenda voz por Toni Tirado, es un poema breve, intenso, desgarrador. Y se incide en lo contento que está de la portada, lo lograda que está: la fotografía en sepia, el poema, el tipo de letra.

Preguntado por las relaciones humanas que establece entre sus personajes, nos dice que son relaciones de amor, lealtad, la relación entre el bien y el mal, que mueven a todos los hombres. Presenta la historia de un grupo de amigos, como conviven, evolucionan, divergen entre ellos, como se inclinan unos hacia el heroísmo o hacia la traición. Toni Tirado incide que en esta historia ambientada en la Guerra Civil Española, los personajes pertenecen a uno u otro bando por circunstancias no por convicción. Julio sigue diciéndonos que cada personaje es un trozo de aquellos que vivieron en la época: los había republicanos convencidos, idealistas, fascistas, una mezcla muy variada en una situación extrema que llega a romper esquemas. Y como en todas sus novelas son las mujeres las protagonistas.

 

Sobre el origen de estos personajes, nos cuenta que están inspirados en seres reales, uno de ellos su propio abuelo o el padre de un amigo. Todas las historias son reales aunque algunas parezcan increíbles. Personas republicanas que fueron a la División Azul al frente ruso en la II Guerra Mundial en el bando fascista como amnistía ante su situación anterior. Tirado nos indica que no la presenta como novela histórica, a pesar de ser reales la cronología, las situaciones, la localización (el frente de Onda, Castellón) porque es una novela desarrollada en Vila-real, en Castellón, en lugares cercanos al autor muy reconocibles y aún pueden haber ciertas suspicacias. Julio nos cita a Pérez Reverter sobre ser un buen escritor: no se es buen escritor hasta que no se escribe sobre la Historia del propio país y, en éste, es la Guerra Civil. Va recopilando historias, personajes y situaciones pero hay poco nombres de personajes reales: a Franco solo lo nombra una vez. Pero sí incide en las personas y en su humanidad.

Al ser preguntado por la “chispa” con la que arrancó la novela, Julio nos explica que él va escribiendo pequeños cuentos sobre sueños o lo que le ocupa. Con 20 páginas lo deja y posteriormente acude a ellos y los desarrolla. Así que “Un poema para mi general” empezó como un cuento sobre cuatro amigos. Si le unimos la cita de Pérez Reverter, los datos que ya tenía y que es la primera obra ambientada en nuestra tierra, tenemos ya la novela. En cuanto a los caracteres de los personajes ya estaban básicamente reflejados en este primer cuento y luego los desarrolla. Tirado cuenta la anécdota que, estando en Colombia, lo ve escribir y al preguntarle Julio le contesta que está escribiendo sobre unas amazonas: es el origen de los cuatro libro de “Uma Soona”.

Sobre la localización de las novelas, nos indica que suele trasladar la acción a otro lugares para que la historia parezca “creíble”. La novela negra, los crímenes, son más creíbles en lugares lejanos no en la propia casa. Es el caso de su futura novela “Los crímenes de mi querida mamá” donde la acción trascurre en Nueva York a pesar de que la inició para que sucediera en nuestra zona. Tirado nos comenta que al localizar este tipo de novela sobre la Guerra Civil en lugares reconocibles se debe ser prudente. Subía a facebook párrafos de la novela pero algunos no se atreve por prudencia.

Al ser una novela de fondo histórico, se le pregunta a Julio si podría ser comentada para estudiantes y contesta que sí: el desarrollo de la guerra, la realidad del momento, la situación del pueblo, el drama de la guerra y su estupidez. Sería una buena novela para comprender también el momento actual e incitar a estudiar Historia.

 

Terminada la charla, Julio García Robles pasó a dedicarnos la novela. Yo aproveché la ocasión para llevarle también “El pequeño Budy y el dragón blanco” (que ya la tenía dedicada por Sarima, la autora de la portada). Y mientras me los dedicaba charlamos sobre la otra ocasión en la que coincidimos, sobre las portadas de sus libros y que esta presentación ha sido de las últimas antes del verano pues en breve vuelve a Colombia. Tuve la suerte que en la Librería Babel tenían “Sarima Vamp” que también me dedicó. Deseándole mucha suerte y dándole las gracias por su atención, nos despedimos con dos besos.

Así que ya veis, fue un encuentro muy agradable y una tarde muy productiva pues me llevé a casa los tres libros dedicados y la sencillez y cercanía de este gran autor del terruño Julio García Robles. Esperando ya su próxima novela, saludos y hasta pronto.