miércoles, junio 18, 2014

EL DRAGÓN QUE CAMBIABA DE CUENTO CADA VEZ QUE ESTORNUDABA de David Aceituno & Miguelanxo Prado

¡Cómo! ¿a estas alturas del año y aún no hemos hablado de dragones? Pues mal, muy mal. Pero esto tiene una fácil solución porque la Editorial Beascoa ha publicado un estupendo libro ilustrado infantil con textos del sugerente David Aceituno e ilustraciones del gran Miguelanxo Prado: “El dragón que cambiaba de cuento cada vez que estornudaba”.


Del texto se ocupa David Aceituno del que conocemos “Besos que fueron y no fueron” (Editorial Lumen) que junto con Roger Olmos nos cuenta como pueden ser los besos. Y “Ensueños” (Editorial Lumen) con Conrad Roset donde nos presenta el mundo de los sueños, poético e imaginativo, con juegos y ternura. Y con este dragón que estornuda crea una historia divertida, original y muy posible que llegue a suceder porque si uno estornuda muy fuerte pueden pasar muchas cosas.

 

Y las ilustraciones de Miguelanxo Prado son mágicas y preciosas. Puede extrañar que Miguelanxo Prado publique un libro ilustrado infantil ya que ha obtenido grandes éxitos en su obra de cómic para adultos. Claro ejemplo con “Trazo de tiza” con premios como el Alph-Art del Salón de Angoulême en 1994, Mejor Obra del Saló del Còmic de Barcelona 1994 o su nominación al Premio Harvey en la categoría de Mejor Obra Extranjera (1995) y, últimamente, Mejor Obra del Saló del Còmic de Barcelona 2013 y Premio Nacional de Cómic 2013 por “Ardalén”. Pero es que no es su primera incursión en el ámbito infantil-juvenil. En 1994, Televisión de Galicia emite series de animación y espacios de producción propia dirigidos al público infantil y Xabarín Club pronto llega a los 100.000 socios y desde entonces ha estado actualizando su imagen y realizando para el club postales, carteles, portadas... de cuyo trabajo se encuentra muy orgulloso. También en 1995 ilustró “Perigo Vexetal”, obra infantil de Ramón Caride o la sutil adaptación de “Pedro y el Lobo” (Editorial Norma).

 

Pero, ¿qué le pasa a este dragón? Pues en este cuento pasa que el dragón estornuda, enfadando al caballero, preocupa a la princesa y alarma a la rosa por si le tenía alergia. Mocoso Dragón volvió a estornudar pero tan, tan fuerte que salió del libro. Se encontró con Ernesto Gatuno, que le dio la bienvenida a su cuento y le propone visitar otros cuentos. Así empiezan las aventuras del dragonzuelo Mocoso que, estornudando, estornudando, visitará a los tres cerditos y a su amigo el Lobo al que le encanta la sopa de verduras, a la liebre y la tortuga veloz y al hada que antes era una bruja y por fin regresa a su cuento donde se pasa la noche bailando con la princesa que… bien, cosas que pasan.

 

David Aceituno se luce con un cuento que partiendo de unas historias clásicas con personajes muy conocidos, les da la vuelta y presenta unas historias divertidas y ocurrentes, con un personaje central, Mocoso Dragón que no acepta su situación pero que le tira el corazoncillo de su propia historia.


Como ya nos tiene acostumbrados Miguelanxo Prado, en sus ilustraciones nos presenta las características de los personajes: la gallardía del caballero, la delicadeza de la princesa, la astucia de Ernesto Gatuno, pero sobre todo a un dragón, Mocoso Dragón, que está preocupado, asustado, tiene frío, está contento o satisfecho, que tiene grandes ojos y esbelta figura y hermosos colores, consiguiendo unas ilustraciones suaves, tiernas y muy expresivas. Unas ilustraciones para recrearse en ellas, mirarlas y volverlas a mirar, fijarse en los detalles, en el color, en el entorno, en fin, para no perderse un detalle y envolverse en su magia.

Con este dragón que estornuda tenemos un cuento precioso, sensible y divertido, todo al mismo tiempo, que nos gusta a todos, grandes y pequeños, a quienes gustamos de buenas historias y de grandes ilustraciones. Espero que disfrutéis del Mocoso Dragón. Saludos y hasta pronto.