miércoles, enero 23, 2013

EL MÁGICO MUNDO DE LOS DUENDES de Roberto R. Reynolds & Fernando Molinari

¿Quién, en más de una ocasión , en su casa, en el trabajo o en cualquier circunstancia, no ha exclamado “¡Esto es cosa de duendes!”? Sobre todo cuando se ha perdido un objeto y no lo encontramos, nos hemos perdido en un camino habitual, las cosas no han salido según lo previsto, las máquinas se estropean y otros muchos casos fuera de lo común. Generalmente son pequeñas cosas fastidiosas, muchas veces sin mayor trascendencia, pero que molestan y fastidian y nos hacen sonreír pensando en los duendes. Pues aquí tenemos un libro que nos explica y aclara quienes son los duendes, cómo son, qué hacen: “El mágico mundo de los duendes” de Roberto Rosaspini Reynolds y con las ilustraciones de Fernando Molinari (Ediciones Continente, Neo Person, 2004).


No podemos destacar ni hacer sobresalir el uno sobre el otro porque Roberto Rosaspini Reynolds es un enamorado e investigador del mundo Fantástico y Fernando Molinari un gran intérprete de este Mundo. Han colaborado en numerosas ocasiones en libros como “Hadas, duendes y otros seres mágicos celtas”, “Cuentos celtas, relatos mágicos de hadas y duendes”, “Cuentos y leyendas argentinos”, “Mitos y leyendas celtas” y “El mágico mundo de las hadas”, en esta misma editorial.

Roberto Rosaspini Reynolds nació en 1940 en Buenos Aires, de ascendencia doblemente celta, irlandesa por su padre y de Galicia por su madre. Inició sus experiencias literarias como traductor, tarea que le permitió finalmente dedicarse a la investigación del universo irreal y fantástico. Además como investigador de sus propios orígenes, ha escrito “Los celtas. Magia, mitos y tradición” (Ediciones Continente, 2005), “Shamanismo. Pasado y presente” (Ediciones Continente, 1998). Falleció en Buenos Aires en 2003.


En cuanto a Fernando Molinari lo conocemos por su obra “El mágico mundo de los dragones” (ver reseña aquí), donde ya nos demostró su habilidad como ilustrador de unos seres fantásticos tan terribles como fascinantes.



El mágico mundo de los duendes” es un libro interesantísimo. A quienes nos gusta lo Fantástico tenemos en Reynolds un texto claro, explicativo, lleno de leyendas y anécdotas. Se nota que el autor no solo ha investigado sino también disfrutado, recorriendo los cuentos y leyendas de todo el mundo para ofrecernos este libro. Y eso es la gran novedad y acierto, que nos habla de duendes de todo el mundo, porque hasta ahora lo más conocido se centraba en los duendes europeos, sobre todo irlandeses. Dividido en cinco partes, la primera nos habla, en términos generales, qué son los duendes, sus orígenes, apariencia, costumbres. En las restantes partes nos indica las diferentes clases de duendes que existen, así como sus particularidades.


En otros tiempos los seres mágicos eran los amos y creadores del Mundo. Son tan polifacéticos como la Madre Naturaleza y pueden ser bromistas, amigables, domésticos pero también vengativos y letales. Conocidos como “gente menuda” y “buenos vecinos” su apariencia es muy variada y siempre es producto de la cultura o costumbre de quien los ve. El progreso técnico, la contaminación, la destrucción de la Naturaleza, les hace apartarse del género humano hacia lugares inexplorados o poco frecuentados. En cuanto a sus orígenes lo más aceptado es que son personas que han muerto sin la asistencia de servicios religiosos y vagan entre los Mundos. Sus nombres son innumerables a lo largo de todo el mundo pero su nombre genérico parece que deriva del latín “fatum”.



Pueden variar de apariencia a voluntad o hacerse invisibles que es cuando organizan sus trapisondas más espectaculares. Pueden ser hermosos como los describe Shakespeare, feos y contrahechos como los trolls escandinavos o tener una consistencia intangible como los fuegos fatuos. Se les considera muy longevos, sobre unos 400 años. La creencia en los duendes parece de origen celta o escandinavo, pero existen en bajorrelieves egipcios, descripciones en el Mahabharata hindú o en el I Ching (“El libro de los cambios”) chino. Y por supuesto se ha comprobado su existencia en pueblos eslavos, latinoamericanos, asiáticos, africanos o en Oceanía.


Los lugares que eligen para vivir son muy variados, dependiendo de los clanes. Algunos deciden vivir entre los humanos pero lo más habitual es que lo hagan en lugares apartados y sus viviendas no guardan pretensiones pues se refugian en nidos de pájaros, huecos de árboles o madrigueras deshabitadas. Sus costumbres y entretenimientos se encuentran muy ligados a los humanos por lo que se debe tener mucho cuidado. Los pixies de Inglaterra si se sienten ofendidos molestan a los animales y pueden provocar su muerte. Poseen un gran oído musical y fabrican sus propios instrumentos con los que han dado lugar a melodías populares en todo el mundo. Pero estas melodías pueden ser peligrosas porque producen encantamientos para que atravesemos a su mundo.


Solo veremos a los duendes cuando ellos así lo deseen pero el trébol de cuatro hojas disminuye su poder para permanecer invisibles. Otras hierbas protectoras son la hierba de San Juan, la verbena roja o la manzanilla. Otras formas de protegerse de sus agresiones y travesuras es con hierro, campanas y cencerros: La protección por excelencia son las cruces. Los gauchos solían utilizar facones cuya cruz es recta como protección contra el huecuvu en la Patagonia.


Los duendes se pueden dividir en varias clases que abarcan los cuatro elementos. De tierra, minas y cuevas, como los lepracauns, cluricauns en Irlanda, los aluxes de México o el caá-porá del nordeste de Argentina y sur del Brasil. De los duendes de las cuevas tenemos a los duendecillos griegos llamados kallicantzaroi que salen del monte Parnaso entre Nochebuena y Reyes o bien los picadores de Galicia. Entre los duendes domésticos destacan los trabajadores brownies, sus primos galeses los bwca o los ksi-ti de Taiwan, limpios y trabajadores y que son tan invisibles que ni sombra tienen. A pesar de su carácter travieso y caprichoso, los hobgoblins son benévolos y ayudan en las casas y granjas, como los tinguiritas de Argentina o los fastidiosos monachielli de Calabria. También existen duendes malévolos como el thranku o thranko, espíritu de la montaña de los mapuches que provoca desprendimientos y aludes, el fir darrigh irlandés, con aspecto de anciano, gorro y ropa informe y una maza como bastón. Existen los duendes de aire como los folletti italianos, pequeños y delicados con gráciles alas, que suelen ser amistosos pero traviesos y mal intencionados. Una rama de estos folletti son los que originan el viento, las tempestades o lo transforman en una fresca brisa. Interesantes como representantes de los duendes del agua son los esquimales ingnerssuak que habitan en profundas cuevas costeras de hielo y navegan en kayaks. Son de apariencia como el pueblo esquimal y visten prendas parecidas pero por sus características mágicas, son grandes cazadores de focas.


Fernando Molinari consigue una extraordinaria interpretación gráfica de estos seres fantásticos. Con gran soltura, animación y notando que le gustan estos personajes, Molinari ha conseguido dar a cada duende unos rasgos físicos acordes con su personalidad, el oficio o la procedencia geográfica de cada uno de ellos. Tenemos la picardía del travieso duende de la portada, los rasgos caricaturescos de una troupe de duendes en sus tropelías, cada uno con sus rasgos diferenciados y diferenciadores, la constitución maciza de los duendes mineros, la sutileza de los duendes del aire, la sinuosidad de los que se desenvuelven en el agua. Marca en su mirada su bondad, su simpleza o bien la maldad y el temor que inspiran. Si a todo esto unimos la clara sensación de que Fernando Molinari ha disfrutado mucho creando estos duendes, comprenderéis que se ha conseguido una obra redonda donde las leyendas y mitos se unen perfectamente a estas ilustraciones y dan lugar a un libro del que disfrutar plenamente.

Y con cuidado para no ofender a los duendes, saludos y hasta pronto.

2 comentarios:

John Sandman dijo...

Hola soy un seguidor y voy a aprovechar esta entrada para dos cosas:

1ªNo se porque tu blog es tan lento en cargarse hay forma de solucionarlo? Es deseperante.

2ªY despues de pensarmelo,por no dar la murga, te invito a que te pases por:
http://desdeterraincognita.blogspot.com.es/

donde expongo mis trabajos de ilustracion,que tienen ue ver con el tema de la entrada, espero que te guste.

EduXavi dijo...

Prueba con el Chrome... es el navegador que mejor funciona y carga la página bastante rápido.