miércoles, mayo 06, 2015

DRAGUSTÍN, UN DRAGÓN DE CINE de Mar Pavón & Lucía Serrano

¡Cómo! ¿No lo sabéis? Tenemos una nueva estrella de cine, un artista completo y versátil. Olvidaros de los actores clásicos, de los modernos, de los guapos porque, ¡ha llegado “Dragustín, un dragón de cine”!


Dragustín era un dragón tranquilo, bonachón y algo patoso que vivía feliz en su acogedora cueva”, pero, a pesar de su vida tranquila y organizada, no era del todo feliz pues se aburría mucho, necesitaba divertirse, así que cuando vio en el periódico el anuncio de un casting para una película donde se necesitaba a un actor para el papel de dragón, no se lo pensó más y acudió. Aquí empieza la carrera cinematográfica de Dragustín pues fue todo un impacto para el entusiasmado director y sobre todo para su hijo Óscar.

Dragustín, un dragón de cine”, con texto de Mar Pavón e ilustrado por Lucía Serrano, de la Editorial Beascoa (Barcelona, 2015), nos da otra visión de la Leyenda de San Jorge y el Dragón pues toma como base algo tan moderno como el rodaje de una película. Nos da también una visión bondadosa, amable y moderna del Dragón, ya que Dragustín pone todo su arte al servicio del cine y toda su bondad al servicio de actores y director. El entusiasmo del director es contagioso lo que termina con el aburrimiento de Dragustín.


Conozcamos a sus autoras. Mar Pavón (Manresa, 1968) es autora de poemarios infantiles, cuentos para primeros lectores y prelectores y álbumes ilustrados. Ha colaborado en varias antologías poéticas y sus libros han sido traducidos a diferentes lenguas. En EE.UU. ha tenido numerosos reconocimientos por sus obras “La gallina Cocorina”, “¿Puede pasarle a cualquiera?”, “Cluchy in the Garen Mirrors”, “Zaira and the dophins” o “Cocorina y el puchero mágico”. Ha colaborado en revistas infantiles (“Tretzevents”, “Cavall Fort”, “Espai”), en Primeras Noticias de LIJ y ha trabajado en el campo del libro de texto.


Lucía Serrano es una ilustradora que nació en Madrid en 1983. Estudia Bellas Artes en la Universidad Complutense de Madrid, prosigue sus estudios de ilustración infantil en la “Escola de la Dona” y en la “Escola Eina”, ambas de Barcelona. Sus diversos libros le han llevado a ganar distintos premios: Concurso “Los nuevos de alfaguara” en 1999 (“Sombras de atardecer y otros relatos”), I Certamen Internacional de Álbum Ilustrado “Princesa de Éboli” convocado por el Ayuntamiento de Pinto junto la Editorial Anaya en 2008 por “El día que olvidé cerrar el grifo”, el XIII Concurso de Álbum Ilustrado “A la orilla del viento”convocado por el Fondo de Cultura Económico de México en 2010 por “Qué niño más lento” y el Premio Junceda 2012 en su sección Infantil Ficción por “En blanco” de la Editorial Anaya. El Premio Junceda es un premio convocado por APIC (Asociación Profesional de Ilustradores Catalanes), creado en homenaje al ilustrador catalán Joan Junceda (Barcelona 1881 – Blanes, 1948) ilustrador de “Novel.les exemplars” y “Les extraordinàries aventures d'en Massagran” de Joseph Maria Folch i Torres.


El texto es sencillo, llega a todos y es fácilmente comprensible. Plantea una situación extraordinaria, que no rara en el mundo del niño. Rodar una película no es nada raro pero sí es especial para un niño acudir a un rodaje. En el texto se destaca gráficamente, la acción, los grandes adjetivos, el entusiasmo del director y las sensaciones y sentimientos de los personajes. Las ilustraciones son sencillas y divertidas. Presenta a Dragustín en todo su esplendor, en cuanto a tamaño y expresiones (por eso es un gran actor) y el resto de los personajes son muy identificables. Debo destacar los pequeños dragustines de las contraportadas por su vivacidad y alegría.

Con todos estos antecedentes de estas grandes artistas, queda garantizada la calidad, el buen hacer, la diversión y el cariño puesto en este libro infantil que gustará a niños y grandes. Tal vez en la próxima entrega de los Oscars sepamos algo más de este simpático dragón. Saludos y hasta pronto.

Nota: dedicado con todo mi cariño y alegría a Edu, forofo de Dragustín. Gracias por el otro dragón.