miércoles, noviembre 13, 2013

“LOBA” de Verónica Murguía

Ya de entrada os digo que voy a comentaros una estupenda novela para lector juvenil que viene avalada por ser Premio Gran Angular 2013: es “Loba” de Verónica Murguía, premiada y publicada por la Editorial SM. El día 9 de abril de 2013 se dio a conocer el ganador de la 35ª edición del Premio de literatura juvenil “Gran Angular”. Recayó en la novela de la autora mejicana Verónica Murguía, “Loba”. Este premio, junto el de literatura infantilEl barco de vapor” se crearon en España en 1978. Desde entonces la Fundación SM los convoca todos los años con el fin de “promover la creación de una literatura para niños y jóvenes que fomente el gusto por la lectura y transmita, con calidad literaria, unos valores humanos, sociales, culturales o religiosos que ayuden a construir un mundo digno”. Además desde 2006 se elabora una completa guía con recursos para trabajar los libros premiados en el aula. Algunos autores se han consagrado con estos premios y otros han sido descubiertos y han tenido la oportunidad de comenzar una gran carrera literaria. Cabe mencionar a Jordi Sierra i Fabra, Fernando Lalana, Joan Manel Gisbert, Lola Gándara o Care Santos. En su versión dedicada a los niños, correspondiente a “El barco de vapor”, tenemos autores como Laura Gallego, Pilar Mateos o José Luis Olaizola. Pueden optar a estos premios, los escritores que lo deseen siempre que las obras estén escritas en castellano, sean originales, inéditas y no hayan sido premiadas anteriormente. En España se convocan también para otras lenguas: catalán, gallego, euskera. Se realizan versiones en todos los países en los que la Fundación SM está presente como México, Argentina, Brasil, Chile, Perú y otros países.

Todo esto viene al caso por dos cosas. La primera por ser una defensa de la novela juvenil que, no por estar orientada a un lector joven, ha de ser de mala calidad literaria o estructural. La literatura juvenil es de calidad pero con temática y lenguaje e intereses que llegan a los jóvenes y también, porque no, a los adultos. La segunda cuestión es por los premios. Los premios nos pueden guiar en la elección de una novela. Que nos guste o no, es otro asunto. En el caso de “Gran Angular”, es una clara garantía de calidad y del interés que podemos tener tanto los jóvenes como los adultos.

Así que “Loba” ha estado premiada por ser “novela innovadora en el género fantástico en la que se crea un mundo poderoso y original donde los personajes hacen un trayecto vital a través de temas universales”. ¿Por qué la elegí yo?. Por ser Premio “Gran Angular”, por la temática fantástica y , porque no, tal vez por la frivolidad de la portada: dragón y unicornio, ¿quién se resiste? Ha sido una gran elección y todo un acierto porque desconocía por completo a su autora, Verónica Murguía.

Verónica nace en 1960 en Ciudad de México. Estudió Historia en la UNAM y de forma parcial el programa de Artes Plásticas de la Escuela Nacional de Artes Plásticas. Vive y trabaja como maestra de literatura, escritora, traductora y periodista en el Distrito Federal. Obtuvo en 1990 el Premio “Juan de la Cabada” para escritores de literatura infantil y juvenil. Fue conductora del programa de Radio EducaciónDesde acá los chilangos” durante ocho años, da clases en la escuela de la Sociedad General de Escritores de México y es responsable de la columna “Las rayas de la cebra” en el periódico “La Jornada” y forma parte del Sistema Nacional de Creadores de Arte de su país desde 2001. Casada con el poeta mexicano David Huerta, le ha dedicado su obra “Loba”, galardonada con este 35º Premio “Gran Angular”. Obras suyas son: “Auliya” (1997), “El fuego verde” (1999), “Los fantasmas de pico de cuervos” (2001), “El ángel de Nicolás” (2003), “Nueve patas” (2005), “Mi monstruo mandarino” (2007), “Los niños voladores” (2008).

En “Loba” tenemos dos reinos fronterizos: uno en el que la magia es todo, Alosna, donde los magos viven, prosperan y cuidan de los suyos. El otro, Moriana, en el que hablar de magia o de magos es duramente castigado, un reino duro, con un rey, el rey Lobo, que no quiere saber nada de los magos y los odia, los persigue, los condena a la hoguera. Todo porque su esposa Genoveva murió por culpa de un mago, dejándole con una niña, Soledad, una hija, no un hijo que hubiera sido su heredero. Y a pesar de todo, ya casado de nuevo con la reina Jara, sigue tratando con magos para tener un heredero varón pues ha vuelto a tener una hija, la princesa Lirio. Teme la maldición lanzada por Tórtola, ese primer mago que no supo ayudar a su querida Genoveva: nunca tendrá un heredero y su linaje acabará con él. El rey Lobo bebe demasiado, se emborracha para olvidar, maltrata a la reina y a sus esclavos. Solo la princesa Soledad se atreve a acercarse a él e intenta cuidarlo. Soledad es su primogénita, pelirroja, pálida y de ojos verdes , como él. Sabe del deseo de su padre por tener un hijo varón y a lo largo de sus dieciseis años ha intentado convertirse en ese hijo: caza, cabalga y lucha como un soldado más. Delgada y alta, poco femenina, cosa que le importa bien poco. Ama a su padre y ve en él a un buen rey ya que no es un cariñoso padre.


Moriana tiene una sociedad marcada por el espíritu guerrero, duro y tenaz de su rey. Es una sociedad esclavista en la que los esclavos son los que dan sustento a toda la sociedad, pues los nobles solo viven para guerrear, cazar y lides de honor. Está separada de Alosna por un gran barranco y una niebla mágica que les impide cruzar pues lo magos no son guerreros, son pacifistas y solo protegen sus vidas. Entre estos reinos hay una cierta tregua pues el padre de Lobo fue derrotado en el Paso del Mago. Lobo rumia su venganza, quiere recuperar el honor y aniquilar a los magos.

En Alosna no todos los magos están conformes con la no-intervanción: el joven novicio Cuervo en su noche de vela para ser proclamado mago, invoca a un ser de la oscuridad para conducirlo contra Moriana, destruir al rey Lobo y vengarse de las muertes de los magos. Provoca un desastre porque este ser es el dragón que hace milenios que duerme. Es viejo, incluso para ser un dragón, y no quiere ser molestado pero la invocación es demasiado fuerte para ser ignorada.

Más allá de Moriana está el Mar de Hierba, la nación de Tarkán formada por las tribus de tungros. Su vida está dedicada a sus rebaños, sus proezas de honor, una vida libre, sin ataduras. Recuerdan Monte Bermejo, gran batalla contra Moriana que fue todo un éxito. El actual dirigente, Aybar el Joven, anhela días de gloria y ve con la presencia del dragón, Tengri, una señal, la señal que sus adoradores conquistarán nuevas tierras.

También otro ser reacciona contra la presencia del dragón: es el Unicornio, elemento apaciguador, que vive en los bosques de los reinos, reverenciado por los magos e ignorado como una leyenda en Moriana. Siente la presencia del antiguo contrincante, la presencia de algo que afecta a su mundo y a su propia esencia. Es la eterna lucha del Dragón contra el Unicornio, del Mal contra el Bien. El Unicornio la esencia pura de la creación, envidiado por el Dragón porque el Unicornio fue el primero en ser nombrado por el Hombre. La alianza entre Unicornio y la Humanidad sigue vigente y el Unicornio siente tanto la alteración del Mal contra el que se prepara a luchar, como la atracción de una joven, una virgen llena de fuerza, amor y honor.

En medio de todas estas vicisitudes, Soledad, como representante de su padre, parte hacia la frontera para pedir explicaciones a los magos e intentar acabar con la amenaza del dragón. Al mismo tiempo los magos mayores, tras castigar a Cuervo por desastre que provoca su orgullo y soberbia, le encomiendan la misión de dirigirse al rey Lobo pera pedirle cuentas y ponerse a su servicio para combatir al dragón. En Peña Verde, aldea de la frontera, confluirán estos personajes. Será un importante momento para todos. Los morianíes con Soledad, verán que existe la magia y su acción es benefactora, el Unicornio, siguiendo a Cuervo, contactará con Soledad y será ésta la que recibirá mayor impacto en su interior. A pesar de ser hija del rey y vivir su desafecto, ha vivido hasta el momento resguardada y aislada de la vida real. En sus días de viaje constatará la camaradería de los soldados, el poco aprecio como mujer que le tienen, que la magia existe y seres fabulosos como el Dragón y el Unicornio son reales e influyen en los acontecimientos. Cuervo verá su interior, su pena y el cariño que Soledad profesa a su padre, su rey y a su nación. Se enamorará de ella y al confesarle su amor, ella comprenderá y constatará su femineidad correspondiendo a su amor. Pero su deber, su honor está por encima de su felicidad ya que es la “virgen del unicornio”, ser que la necesita para su lucha contra el dragón. Los tungros, siguiendo a su dios, avanzan hacia Moriana y sufrirán situaciones difíciles que harán que, a pesar de todo, se unan a las dos naciones en contra del mal y se consiga una alianza que lleve a la paz. Soledad, protagonista indiscutible, es el punto de unión de todas estas cicunstancias: aliada del unicornio, solicitada por el dragón, amada de Cuervo, representante de su padre y su nación, también los tungros la aprecian por su coraje y valentía.


Novela interesantísima que une la fantasía de la magia del Unicornio y del Dragón con los valores eternos de valor, honor y coraje, la protección a los nuestros, el saber comprender el fallo de los demás, en aceptarnos como somos y luchar por lo que deseamos, en no dejarnos arrinconar por los prejuicios, la hipocresía o la crueldad. Según las propias palabras de Verónica, a pesar de ser una novela fantástica, muchas ideas que plasma, como la violencia o la fragilidad de la vida, los ha tomado de la situación en la que vive México. Y hay momentos en lo que todo parece conspirar a favor de la muerte y la crueldad, y así siempre hay alguien que se opone, que alza la voz por otros. “Loba” es una versión de una antigua historia, de la dualidad del bárbaro con la civilización, del amor y la guerra, enmarcado en una Edad Media hipotética pero con datos verdaderos.

Escrita con un ritmo mesurado, paso a paso vamos conociendo la sociedad de estos reinos, el por qué de sus luchas, el origen de los malentendidos. Vemos, paso a paso, como actúan el Unicornio, los pensamientos del dragón, la vida en ciudades y bosques. Llegamos al desenlace, que discurre con viveza, con mucho interés pues las fuerzas están igualadas y la emoción y los sentimientos, en su mayor grado. La novela recupera su paso mesurado y nos da un final contenido, lógico pero muy emotivo.

De personajes bien trazados y definidos, tanto los protagonistas como los secundarios, no son arquetipos de un rey duro y cruel, de un mago novato o de una princesa presuntuosa. Son personas reales que son como son por su situación familiar o su educación, que piensan y sienten, que comprenden a los demás, se adaptan y cumplen con su deber, que aman y son amados.

Los grandes elementos fabulosos como son el Unicornio y el Dragón, están trazados como los seres fantásticos que son pero su personalidad y carácter están bien marcados. No son arquetipos, son seres “reales” que piensan y sienten, actúan y ven las consecuencias de sus actos. Se mueven por grandes designios pero ven a la Humanidad y, como tal, la juzgan.

Novela que se supone dirigida a un lector juvenil, no por eso debemos dejarla de lado pues tiene una alta calidad literaria y estructural, de tratamiento de los personajes y de ambientación. Completada por un sencillo pero acertado mapa que nos muestra lo principal de cada nación y los puntos de interés de la historia. Recoge los elementos clásicos de las leyendas y los une en una visión más actual, con el honor, la valentía, el deber, la sensibilidad y la solidaridad.

Una gran novela que merece plenamente el “Premio Gran Angular 2013”, que nos ha acercado a su autora, Verónica Murguía, y ha cautivado nuestra atención. Saludos y hasta pronto.