viernes, octubre 03, 2014

“PARÍS PARA LOS AFICIONADOS AL TEBEO (3): ALGUNAS GALERÍAS, GALERIE 9e ART”

No lejos de la turística zona de Pigalle, donde está situado entre otros lugares de interés el “Moulin Rouge”, se encuentra una de las galerías más importantes de bande dessinée en cuanto a los nombres de los autores que realizan exposiciones y aquellos que figuran en su catálogo, contándose autores europeos y americanos principalmente. Me refiero a la Galerie 9 Art, que está situada en la Rue Crètet, una pequeña calle paralela a la avda. Rochechouart, en pleno barrio de Pigalle. Si llegáis antes de que hayan abierto y tuviese la trapa cerrada, parece como si el local llevase sin actividad desde hace tiempo; no hay ningún cartel, placa u otro identificativo que permita saber que es una galería. Ya conocía su existencia y hace algún tiempo había pasado por esa calle para ver si encontraba su ubicación exacta; me acordaba perfectamente dónde encontrarla. De hecho, llegué un rato antes de que abriesen, así que aproveché para darme una vuelta por el cercano “Sacre Coeur” y hacer unas fotos desde su explanada. Por cierto, para subir hasta allí a pié, hay unas cuantas escaleras que subir, es un buen ejercicio mañanero para ir calentando las piernas.


Galería 9ème Art; un local discreto.

Una vez abierta la galería, entré para hacer la visita de rigor y de paso, adquirir otro encargo de Eduard. Al aparecer justo en el momento de abrir, no le dejé tiempo la persona que me atendió, Laura, para ni siquiera terminar de organizarse su jornada. Coincidió que esta chica es argentina, así que a partir de ahí, la conversación continuó en castellano. No es ella la que se ocupa de las ventas de originales, si no su compañera con la que ya había tratado anteriormente para comprar otro original.


Galería 9ème Art; planta a la calle.

Esta galería está a nivel de calle y es perfectamente visible desde el exterior, ya que toda si fachada es un gran escaparate de cristal. Esta circunstancia, hace que el espacio superior sea muy luminoso; no es un local muy grande, pero suficientemente espaciosos para exponer. En esa planta, se utilizan las dos paredes laterales para colgar obras, y algún que otro atril dispuesto estratégicamente. Justo en el centro del local nos encontramos con la escalera de caracol, no muy grande como es habitual, pero que cumple a la perfección la función de permitir descender a la planta sótano donde sí que en sus cuatro paredes se distribuían un montón de páginas. Esta zona no disfruta de luz natural al estar en el subsuelo, así que uno se tiene que conformar con la iluminación artificial.


Galería 9ème Art; planta sotano.

El ambiente en general resulta tranquilo, aunque desde mi punto de vista algo menos acogedor que en otras galerías. Lo que si tiene es un fondo de originales muy importante de los autores que a mí me gustan, aunque como bien es sabido, los precios de los originales de algunos de ellos no son para todos los bolsillos. Hay casos en los que la demanda ha crecido enormemente de unos años a esta parte, lo que ha hecho multiplicar el precio por dos y hasta por tres en ese espacio de tiempo. Me contenté con contemplar algunos de ellos en directo, deleite para los ojos del aficionado, y volví a disfrutar viendo el trabajo de los artistas. Entre otros, pude contemplar también algunos originales de gran tamaño de precios desorbitados que tenían en ese momento, como el Lauffray de metro y pico de largo de la foto, recién llegado, y una pintura de Loustal que sería ideal para tener en el salón de casa y contemplar cada vez que entras en él.

Galería 9ème Art; Laura, mi anfitriona.


A pesar de no ser Laura la persona encargada de las ventas, eso no fue ningún problema para que me atendiese estupendamente. Como ya dije antes, estuve mirando un original para Eduard y mientras lo hacía, mi anfitriona me mostró más opciones cuyas fotos en seguida le envié para que decidiese; lástima que se fuesen de presupuesto porque una vez puestos a enseñarte cosas, se quedaría uno con las ganas de llevarse media galería. 

En ocasiones entras pensando en algo en concreto y terminas con otra cosa totalmente diferente. Aclaradas las dudas con la compra a realizar y el original Disney dibujado por Cavazzano bajo el brazo bien empaquetado, me despedí agradeciendo una vez más el buen trato recibido y terminé mi visita a esta galería.


Más París para los amantes de los tebeos: