lunes, junio 10, 2013

RECOMENDACIONES DE NOVELA NEGRA PARA LEER ESTE VERANO DE 2013

Aunque mientras estábamos preparando estas recomendaciones nadie hubiese imaginado que, lloviendo e incluso nevando como ha estado haciendo en pleno mes de mayo, llegaría el tan deseado verano, lo cierto es que ya se acerca a pasos agigantados, con su sol radiante y sus largos días llenos de horas que, como cada año, aprovecharemos para dedicarlas a una de nuestras aficiones favoritas: leer.

Para el que está por llegar os propongo releer a autores ya conocidos, cuyas historias, sin embargo, saben distinto con el paso del tiempo.


La Nochevieja de Montalbano
Andrea Camilleri
Ediciones Salamandra

PVP: 9 euros

Hace un buen montón de años, cuando reanudé mi interés por la novela negra tras un período en el que este tipo de lecturas había permanecido relegada a un segundo plano, Camilleri se convirtió en uno de mis autores favoritos. Leía todo lo que se había publicado hasta el momento y esperaba ansiosa la aparición de novedades que me permitían marchar de vacaciones al barrio de Marinella, a orillas del mar, en un pueblo siciliano de nombre imaginario, Vigàta. Un lugar idílico en el que difícilmente podría creerse que alguien pudiera cometer un crimen. Pero todo es posible, y Camilleri nos lo cuenta en esta ocasión a través de veinte relatos cortos -recopilados en una edición de bolsillo, un formato ideal para el verano-, veinte crímenes que el comisario Salvo Montalbano deberá resolver teniendo en cuenta su perspicacia y la naturaleza humana de una amplia galería de personajes: el matrimonio anciano que cada noche realiza a puerta cerrada el ensayo general de su particular obra de teatro; la desesperación de una mujer maltratada; la frialdad calculadora del artífice de un asesinato premeditado; un referendum popular de nefastas consecuencias; un ladrón de chapas de cerveza; los despropósitos lingüísticos del entrañable Catarella, Cataré, que contra todo pronóstico llega incluso a resolver un caso o los escarceos amorosos del subcomisario Mimì Augello, mujeriego irredento; los habituales desplantes a la abnegada Livia; la hija que, tras la muerte de su padre en extrañas circunstancias, exige justicia, que no venganza; el precio que Salvo está dispuesto a pagar por el sabor inenarrable de los arancini de Adelina, que no hemos probado nunca, pero que sin duda son los mejores, como todo lo que se sirve en el restaurante favorito de Montalbano, la trattoria de San Calogero. No faltan en este escenario las referencias al tráfico de drogas, la sempiterna mafia, la más variada selección de venganzas de amantes despechados por amores no correspondidos e, incluso, y sin que sirva de precedente, la rebelión del propio comisario a quien su creador obliga a protagonizar un relato en el que no quiere entrar.



La verdad sobre el caso Savolta
Eduardo Mendoza
Editorial Seix Barral

PVP: 8,95 euros

Leer a Eduardo Mendoza crea adicción. Sus historias enganchan, sea por la comicidad de sus personajes, estrafalarios y sarcásticos, con características propias de la novela picaresca, o por combinar el despropósito y la parodia con la erudición. Publicada en 1975, La verdad sobre el caso Savolta fue la primera novela de Mendoza y en ella encontramos ya muchos de los elementos que caracterizan su producción literaria posterior y que hacen perfectamente reconocible el estilo de este escritor catalán. Utilizando el género negro como excusa para mostrar una época y una sociedad, ambienta la trama en un momento histórico concreto, el de la I Guerra Mundial, un conflicto bélico que había propiciado el auge económico de la burguesía catalana y acrecentado las desigualdades y el descontento de la clase obrera, que se movilizó en defensa de sus derechos y de un reparto más equitativo de los beneficios obtenidos por las empresas. En 1917, durante la celebración de la fiesta de fin de año, el empresario Savolta es asesinado delante de sus invitados en su torre de Sarriá. Según las autoridades el atentado es obra de los anarquistas, pero lo cierto es que pocos conocen los entresijos de esta muerte a la que seguirán las de otros personajes igualmente vinculados, por unas u otras razones, a la empresa propiedad del fallecido, dedicada a la fabricación de armas, y ahora en manos del escurridizo y pérfido Paul André Lepprince, casado con la joven heredera María Rosa Savolta. Un juicio celebrado diez años más tarde en Nueva York permite a uno de los testigos, Javier Miranda, que había marchado a Estados Unidos con su esposa María Coral, recordar aquella parte de los hechos que llegó a conocer, hechos que el lector podrá reconstruir con la ayuda de flashbacks y textos de la más diversa índole -artículos periodísticos, documentos judiciales, declaraciones, cartas, interrogatorios...- y que le permitirán descubrir lo que ha estado oculto durante tanto tiempo. La verdad sobre el caso Savolta es un retrato de la Barcelona de aquellos años, de la burguesía, la clase obrera y los bajos fondos, un retrato lleno de rigor histórico, humor e ironía, como bien cabía esperar de la que se considera la primera novela de la transición democrática y que aún hoy, casi cuarenta años después de su publicación, no deja de sorprendernos.


El misterioso caso de Styles
Agatha Christie
RBA
PVP: 17 euros

Con las publicaciones de la Editorial Molino primero, las obras completas de Agatha Christie que la Editorial Urbis publicó a finales de los años 80 dentro de la Colección Grandes Maestros del Crimen y Misterio después y con las que ahora salen a la venta de la mano de RBA, los veranos han estado siempre asociados a las primeras y ávidas lecturas de novelas salidas de la pluma de esta célebre escritora inglesa. Si bien es cierto que al principio mi preferida había sido la señorita Marple, muchas de mis historias favoritas estaban protagonizadas por Hercules Poirot, como El misterioso asunto de Styles, primer caso del detective belga más famoso de todos los tiempos, protagonista de 33 novelas y 50 relatos cortos que Agatha Christie escribió entre 1920 y 1975. Poirot no era un personaje original, ya que había nacido con múltiples influencias de detectives de ficción de la época, entre los que cabe incluir a Sherlock Holmes, algo que queda evidente en esta su primera aparición en escena. Alojado en Essex junto a un grupo de belgas exiliados durante la I Guerra Mundial tras la ocupación alemana de su país, Poirot deberá ayudar a su amigo y colaborador Hastings, que hace las veces de narrador, y al inspector Japp de Scotland Yard a resolver el asesinato de Emily Inglethorp. Todos creen que el asesino es Alfred Inglethorp, un hombre despreciable con quien la víctima estaba casada en segundas nupcias, veinte años más joven que su esposa y a todas luces un descarado cazador de fortuna. Sin embargo, contrariamente a lo que podría pensarse, las pruebas acusan claramente del crimen a su hijastro, John Cavendish. A fin de demostrar su inocencia, Hastings buscará la inestimable ayuda del único capacitado para conseguirlo, alguien que conoció en Bélgica y cuya personalidad llegó a fascinarle tanto que hizo nacer en él la oculta afición de ser detective, alguien para quien “el trabajo de un buen detective era una mera cuestión de método”: Poirot.

Disfrutad de la lectura y aprovechad el tiempo, que el verano acaba pronto.


Más Recomendaciones TraZeras para este verano de 2013:

Más Recomendaciones TraZeras de Novela Negra: