miércoles, octubre 14, 2009

MANUELA BALLESTER: UNA ARTISTA OLVIDADA (y II)

... Continuación de Manuela Ballester: Una artista olvidada (I).

El exilio en México duró de 1939 hasta 1959. Al poco de establecerse en México contactó con su viejo amigo y camarada David Alfaro Siqueiros, a quien habían conocido en Valencia en la Guerra Civil, y éste le ofreció la oportunidad de colaborar en la realización de un gran mural para el Sindicato de Electricistas. Se trataba de la primera obra que realizó Siqueiros en equipo. Manuela intervino en la ejecución de algunos bocetos del mural colectivo y en la administración del salario de los artistas que colaboraron en la empresa. Colaboró con su esposo en la realización del mural “España hacia América” para el Hotel Casino de la Selva, de Cuernavaca. Participó en diversas exposiciones colectivas: en la Casa de la Cultura Española (1940), Primera Exposición Conjunta de Artistas Españoles (1956) y “Artistas Valencianos” (1959) en la Casa Regional Valenciana de México.


Murales del Hotel Casino de la Selva de Cuernavaca

Se entregó al realismo pictórico en el que los temas sencillos y simples eran tratados con gran sensibilidad (los retratos titulados Mi hijo Ruy, Julieta, Rosita, Totli, Teresa, Pablo y la Yaya). En sus retratos no hay idealización, pero sí una expresividad intensa y nada convencional. Respetaba la intimidad del modelo, no interfería, dejaba que afloraran la interioridad y ésta modelara el gesto y la figura. Los retratos predominaron sobre otros géneros, aunque también pintó paisajes y bodegones. La obra maestra de su producción paisajística es el cuadro “Cuernavaca”, siendo sus cualidades reconocidas por el crítico de arte de “Novedades” en su artículo “Llamado a Manuela Ballester”.


Fragmento de mural del Hotel Casino de la Selva de Cuernavaca

Colaboró estrechamente con su marido José Renau en el Taller de Publicidad e Imagen que habían instalado en la avenida Coyoacan. Realizó innumerables carteles de cine para las más importantes productoras y dibujos para las revistas de los republicanos españoles.

Preocupada por la cultura mexicana y sus tradiciones, realizó una serie de grabados y dibujos sobre el traje nacional de este país. Para recoger documentos y datos recorrió casi todo México. Estos viajes le enseñaron mucho acerca de las costumbres y cultura autóctona. Fijó con gran precisión numerosos trajes típicos.

En 1954 obtuvo el segundo premio para el cartel con destino a la Campaña Pro Desayuno Escolar. En 1956, primer premio en el Concurso Nacional de Carteles para el Primer Centenario de los Sellos de México.

Manuela Ballester parte hacia Berlín en 1959 (su esposo José Renau se había ido un año antes). El contraste fue muy duro a pesar del buen trato del gobierno de la República Democrática Alemana que les dio una buena casa. No tenía trabajo, pero su experiencia como ilustradora le llevó a trabajar en alguna revista y editorial alemana.

Hizo fotomontajes para la Agencia General de Noticias (“ADN”) y dirigió y colaboró en revistas de moda. Su marido José Renau llegó contratado por la televisión alemana.


Retrato de su hija Teresa

En 1962 obtuvo el primer premio en el concurso de carteles convocado por la Casa de Valencia en México para anunciar su segunda falla. En 1963 expuso sus trabajos sobre el traje nacional mexicano. Colaboró en la revista “Mujeres del Mundo” que editaba en La Habana el Círculo Julián Grimau y dirigía Manuel Carnero. En 1965 presentó en Berlín y en Dresde sus láminas y colecciones sobre el traje mexicano, en el marco de la exposición “México y su mundo”. En 1972 expuso en la “Mostra d’Arte Contemporánea”, en solidaridad con España, realizada en Milán.

El primer contacto de su obra con Valencia fue la exposición colectiva en la Galería Punto en 1973. El reconocimiento y recuperación de su obra por su ciudad natal se produjo en los años 80, cuando la Galería Estil presenta una retrospectiva de su obra. Recogía diversos períodos y permitió, por primera vez, que investigadores y crítica conocieran su obra. La exposición recogía paisajes, interiores, bodegones, jarrones, destacándose la serie de variaciones sobre esferas y estampas marineras. Sus obras presentan realidad poética e intimismo, dando paso a veces al surrealismo. A partir de esta muestra la presencia de las obras y de la propia artista se hizo habitual en los medios artísticos y culturales de la ciudad.


Ilustración para el cartel del documental "Manuela Ballester, el llanto airado"

En 1981 dos retratos suyos se exponen en la exposición “L’avantguarda artística valenciana dels anys trenta” (La vanguardia artística valenciana de los años treinta) organizada por el ayuntamiento de Valencia. En 1983 muestra su obra en Madrid con motivo de la exposición “El exilio español en México”. En 1988 dos pinturas suyas fueron seleccionadas para la exposición “Homenatge a les víctimes del franquisme i als lluitadors per la llibertat” (Homenaje a las víctimas del franquismo y a los luchadores por la libertad) que tuvo lugar en la Lonja de Valencia y luego recorrió diversas ciudades españolas.

Sus últimos años de vida los hubiera querido pasar en su ciudad natal de Valencia pero la falta de mantenimiento y no separarse de su familia lo impidieron. Pasó sus últimos años con su hija Teresa y sus nietos en Berlín, donde murió el 17 de noviembre de 1994.

Un año después de su muerte, L’Institut Valencià de la Dona organizó una exposición homenaje que recogía un centenar de pinturas, dibujos, grabados y carteles de distintas épocas. Coincidiendo con la muestra se publicó el libro “Homenaje a Manuela Ballester”, coordinado por el crítico de arte Manuel García.

También citaremos que en 2008 se realizó el documental "Manuela Ballester, el llanto airado" dirigido y guionizado por Giovanna Ribes, donde se rendía homenaje y se conmemoraba el centenario del nacimiento de esta autora.


Imagen del documental "Manuela Ballester, el llanto airado"

La obra de Manuela Ballester, si no ha quedado olvidada, sí ha estado relegada a la sombra. En primer lugar por ser mujer ya que la Historia no es objetiva y además la escriben los hombres con todo un bagaje cultural que influye en el momento de seleccionar los documentos. Como la Historia la escriben los vencedores, ya tenemos otra razón más para el olvido de Manuela Ballester pues, siendo partidaria del bando republicano que fue el perdedor de la Guerra Civil Española, tuvo que emigrar como tantos otros. Si añadimos que fue la esposa de José Renau, el artista más importante y líder de la Vanguardia valenciana, comprenderemos el escaso reconocimiento de la artista, siempre en segundo plano. La relación con su esposo fue tempestuosa y acabaron separándose. Renau la consideraba una artista excepcional y admirándose mutuamente, consideraba que Manuela le hacía sombra: había entre ellos celos profesionales. Manuela nunca renunció a su pasión creativa a pesar de llevar la crianza de sus cinco hijos, el duro golpe de dejar en México a su hijo Totli y el mazazo que supuso el suicidio de su hija Julieta. Fue una mujer de múltiples facetas: artista severa y rigurosa, política y socialmente comprometida y empeñada en la cohesión familiar a pesar del exilio y los conflictos con su esposo.

He aquí una breve semblanza de Manuela Ballester, mujer y artista, admirable por donde se mire que ha sido un descubrimiento para mí y que espero que os haya impactado tanto como a mí.

Bien, saludos y hasta pronto.

Fuentes:
  • La perla que naixqué en lo fang, Lleó Agulló Puchau; Lo Rat-Penat.
  • Diccionario de Artistas Valencianos del Siglo XX, Francisco Agramunt Lacruz; Albatros Ediciones.
  • Diccionario de Pintores y Escultores Españoles del Siglo XX, VV.AA.; Forum Artis.
  • Manuela Ballester. Una artista valenciana injustament oblidada, Cristina Núñez Díaz. Debatabat.cat.
  • Manuela Ballester, la pintora en la sombra, Fernando Bellón; Posdata, Suplemento Cultural del Levante, el Mercantil Valenciano (03/10/08).
  • Manuela Ballester, hace 100 años…, Antonia Bueno - Equipo Torrese; 39 y más.
  • Manuela Ballester, el llanto airado, Giovanna Ribes; Tarannà Films.

2 comentarios:

Rafael de la Torre dijo...

Existe algun catalogo sus obras? donde puedo verlo u obtenerlo?

Galderich dijo...

Felicidades por los dos apuntes de Manuela Ballester. Unos artículos de referencia.