viernes, febrero 05, 2010

CRÓNICA: EXPOSICIÓN “TARDI, RETRAT EN NEGRE” EN BARCELONA

El pasado fin de semana hicimos una pequeña excursión por la Ciudad Condal para visitar algún que otro sitio de interés, darnos algún que otro homenaje culinario, acercarnos el domingo por la mañana por el tradicional Mercat de Sant Antoni (que, como siempre, lleno a rebosar de material de segunda mano (y no tan de segunda mano) desde novelas y libros de todo tipo, hasta revistas o cómics, pasando por dvd's de cine y vinilos de música, videojuegos, merchandising variado y cromos (o álbumes completos) de cualquier tipo de colección que uno pueda imaginar) y aprovechar para visitar la exposición “Tardi, retrat en negre” que se podía visitar en la Biblioteca Jaume Fuster dentro de las actividades de la BCNegra'10.

Poco se puede decir a estas alturas de Jacques Tardi que el aficionado a la bande dessinée no sepa ya, tanto por conocimiento de su extensa obra, por los numerosos artículos que se puedan leer por aquí y por allí, y porque está apunto de estrenarse para el 2010 la película basada en una de sus obras, Les Aventures extraordinaires d'Adèle Blanc-Sec.

Aquí sólo haré un breve recorrido por esta exposición comisariada por Toni Guiral y Pepe Gálvez, donde os mostraré algunas instantáneas de la misma que pude capturar, y os ofreceré unas breves impresiones de lo que me pareció la misma.

La exposición en sí esta dividida en cuatro ámbitos (cual Jinetes del Apocalipsis):

La Guerra: donde Tardi se muestra claramente crítico con el concepto de la guerra y lo que ésta es capaz de representar, como causa de devastación y barbarie, destructora de paisajes, paises y personas. La sinrazón del hombre de querer imponer por la fuerza los criterios de unos pocos utilizando para sus fines a la mayoría como peones prescindibles en un gran tablero de ajaedrez. Tardi para representar estas ideas se vuelca en representar casi exclusivamente las historias de héroes anónimos (o, también, como razón de ser de estas historias la propia de su abuelo paterno) en la primera de las grandes conflagraciones bélicas: la I Guerra Mundial (aunque también trata en otras obras otros grandes conflictos bélicos más recientes).

El Hambre: que padece las clases bajas y trabajadoras de la sociedad de consumo, reflejada en toda su crudeza y miseria en obras como La patada o Niebla en el puente de Tolbiac. Barrios pobres, defenestrados, olvidados por la sociedad y sus clases opulentas... clases a los que aspiran los desheredados pero que no son bienvenidos la gran mayoría a ellas, quedando en las puertas y detrás de las barreras infranqueables que levanta la codicia humana.

La Peste: o la destrucción provocada por el hombre de todo aquello que le rodea, con el uso indiscriminado de todo tipo de instrumentos capaces de destruirlos a ellos mismos así como a todo tipo de vida que le rodea. Todo esto muy bien reflejado en todo el armamento y parafernalia química usada durante las diferentes guerras, como muy bien vemos en las luchas de trincheras de la I Guerra Mundial, como armas de destrucción masiva capaces de arrasar con todo ser vivo que se encuentre por su camino. La tecnología más avanzada, el ingenio más innovador, en aras de destruir y no crear.

La Muerte: o como el ser humano es capaz de provocarla por sus propias acciones, hermano contra hermano, igual contra igual. En la obra de Tardi ésta está muy presente, desde asesinatos y muertes en cualquiera de los conflictos bélicos a los que se acerca, hasta cualquiera de sus obras de género negro, pasando por cualquier temática que requiera que ésta haga acto de presencia con su guadaña. Muchas veces nos pueden parecer imágenes impactantes y contundentes las que nos ofrece el autor, pero siendo necesarias para recalcar y explicar las crudezas de las diferentes historias narradas, su juego de claroscuros o unas oscuras tonalidades de su paleta, donde el rojo tiene un papel comprensiblemente principal, provocan que el lector se quede maravillado ante el arte demostrado en cada una de sus composiciones.

Jacques Tardi, junto a otras grandes plumas del sexto y noveno arte, nos ofrece historias sacadas desde dentro, donde el sufrimiento y las penurias que conlleva y arrastra la condición humana per se, son llevadas a su máximo extremo de crítica social, siendo duro la mayoría de las veces junto con una finísima ironía que aparece constantemente en sus obras, crudeza en su máxima expresión pero sin llegar a ser nunca desagradable, más bien descarnado, ofreciéndolo siempre con un estilo soberbio y característico, donde las luces y las sombras son tratadas de forma realmente magistral para hacer más hincapié si cabe en el lado oscuro del alma que es inherente del ser humano, donde es capaz de ser un animal social pero perfectamente capaz de ser irracional cuando la individualidad domina al individuo, dejando de lado el bien común para obtener sin miramientos el bien propio.

Por lo tanto, una exposición que vale la pena visitar que, aunque no muy extensa y a pesar de ser reproducciones y no planchas originales las expuestas aquí de estas obras, te dan una idea del imaginario y la forma de narrar y contarnos su(s) historia del maestro Tardi, sobre su capacidad y variedad de representarnos y enfrentarse a varias temáticas, donde el ser humano como tal es siempre el verdadero protagonista, así como ser una muestra visualmente agradable por su montaje a base de múltiples palés superpuestos que son el marco y la base donde exponer las diferentes imágenes de la muestra que parecen surgir desde una vieja maquina de escribir, como si ésta fuera utilizada por el popio autor en ese momento, y que recibe al visitante nada más entrar.

Así mismo podreis ojear muchas de las obras de este autor, aparte de viendo algunas de las planchas de la exposición, a través de los propios cómics dejados ex profeso para hojear.

Y recordad que estará abierta al público hasta finales de marzo de 2010.

Un saludo cordial.