lunes, noviembre 24, 2008

ENTREVISTAMOS EN TRAZOS A: Enrique Fernández

Enrique Fernández es uno de esos dibujantes que una encuentra por casualidad y a los que se engancha irremediablemente y no sólo por la innegable calidad de sus trabajos. Aunque empezó trabajando en el mundo de la animación (El Cid, Nocturna), decidió -con buen criterio, a la vista de los resultados obtenidos- dedicarse a dibujar las historias que desde siempre había querido contar. Y así apareció Libertadores (Paquet/Glénat).

Sin embargo, Enrique Fernández es conocido sobre todo por ser el dibujante de El Mago de Oz, la adaptación de David Chauvel sobre el clásico de L. Frank Baum, publicado en tres tomos por la editorial Delcourt en Francia y por Glénat en España en un único álbum, con un apéndice final con portadas y bocetos del autor. Este trabajo, resultó ser toda una sorpresa que no sólo cautivó al público infantil al que en un principio iba dirigido, sino también a muchos adultos que seguimos teniendo la mala costumbre de pasearnos por la sección infantil de las librerías y entusiasmarnos cuando nos encontramos de frente con ilustraciones espectaculares.

El resto de sus trabajos publicados, su colaboración en el tercer volumen de Les Chroniques de Sillage y La Mère des Victoires, ambas por la editorial Delcourt, en su colección Neopolis, no tienen, de momento, versión en castellano, aunque, por lo que respecta a La Mère, que la haya es sólo cuestión de tiempo.

Habíamos leído en su blog las entrevistas que le hicieron César da Col y Randall Sly, así que nos atrevimos a pedirle un poco del escaso tiempo libre del que dispuso el pasado verano para plantearle una serie de preguntas que fueran como una continuación a las que ellos le formularon en su día. Y él, tan amable como siempre, no tuvo inconveniente en contestar.

Como fue el propio Enrique quien nos habló de su participación en una de las seis historias del segundo volumen colectivo protagonizado por Ágape y Ludovica, los célebres personajes creados por Barbara Canepa y Alessandro Barbucci, y aprovechando Sky Doll. Lacrima Christi saldrá a la venta este próximo 26 de noviembre, según avanza la editorial Soleil, nos hemos decidido a publicar esta pequeña entrevista en la que nos hablará de lo que ha hecho y de lo que está haciendo, aunque callará sobre los proyectos futuros, de los que no habla “para no gafarlos”, según sus propias palabras.

¿Cuáles eran tus lecturas y dibujos animados favoritos cuando eras niño? ¿Influyeron en tu manera de dibujar y contar historias?

Bueno, por entonces todos veíamos los mismos dibujos porque no había más. Así que todos crecimos más o menos con Los Caballeros del Zodiaco, Vicky el Vikingo, Los Pitufos, etc. No sabría decir si hubo alguno que influenciara más que otro por el simple hecho de que no recuerdo casi nada! Maldita memoria...

Pero seguro que algo hicieron en nuestros pequeños y moldeables cerebros para que haya tantas reuniones de amigos en las que se acaba hablando de aquellos dibujos con verdadera pasión, ya sea gente del gremio o no. Y no hablemos de las series que no eran de animación, tipo Galáctica o El Equipo A.

Con los cómics la influencia gráfica era más concreta, supongo que porque tienes el dibujo de referencia siempre disponible. Siempre podía tener un tomo de Astérix abierto delante mientras trataba de copiar los dibujos. Aún así, nunca me ha dado por copiar de esa forma. Más bien hacía personajes que copiaban el estilo, de Astérix por ejemplo, y así de unos y otros artistas ibas comprendiendo cómo dibujar unas manos, unos ojos, etc.


Viñeta de El mago de Oz

En éste sentido el autor que más me impresionó en su momento fue Corben. El tratamiento cinematográfico de la luz y las texturas, la fuerza del movimiento de los personajes y la violencia o el terror de las historias, hacían de aquello algo muy contundente. "Den" fue un bombazo. Y no recuerdo el orden, pero llegaron otros, como "El Mercenario" de Segrelles, Juan Giménez, Fernando de Felipe, Beroy, Wrightson, el fantástico libro de las Hadas de Alan Lee, algunos Conan de Buscema que tengo y que aún me leo cada dos por tres, aunque me los sepa de memoria, Carlos Nine, etc. De aquí a un par de días me estaré arrepintiendo de no haber citado algún otro autor u otro álbum clave, pero por ahí va la cosa.


En definitiva de todos ellos te quedabas con la impresión de pensar "¿esto se puede hacer?", y ése tipo de cosas te motivan a probar. Si a eso le sumas todas las películas de animación (para mí el arte más completo que existe) en las que igualmente piensas que ya no se puede ir más lejos, tienes un buen lote de motivación como para querer formar parte de un mundo maravilloso.

¿Cuándo decidiste que lo que realmente querías era dedicarte profesionalmente a dibujar?

Tengo una imagen muy clara de querer dedicarme a la animación después de ver Pocahontas, aunque no sea una gran peli, y realmente no me guste mucho. Pero allí hubo un chispazo, un planteamiento serio de pensar que eso era una opción de futuro.

Ya había participado en algún concurso de cómic, pero no lo veía como una profesión. De hecho no lo veía claro hasta que fui conociendo gente que trabajaba en cómic y en ilustración (cuando ya estaba dentro del mundillo de la animación) y me iba picando cada vez más el gusanillo.


Página de La Mère des Victoires

Además el problema que tenía era la formación, cosa que me daba un poco de inseguridad. Había dejado Bellas Artes al año y medio para hacer un breve curso especializado en animación, y eso fue todo mi recorrido académico. Por suerte de donde más formación real se saca es de los compañeros. Formas de trabajar, influencias, todo eso. Y del ritmo de trabajo que imponen las producciones de animación. De eso agradezco una mayor soltura y buen ritmo de dibujo. A fuerza de correr...


¿Suele ser la animación un paso previo a dibujar cómics? ¿Cómo empieza uno a hacer animación? ¿En qué consistía tu trabajo?

En mi caso sí. Pero es un flujo constante en dos direcciones. Dibujantes de cómic hacen storyboards para películas, por ejemplo. Y yo mismo antes de trabajar en animación había hecho algunos cómics (no publicados, claro).

En definitiva lo que sucede es que alguien tiene el ímpetu de querer dibujar, sea en lo que sea. Y acaba buscando lo que se adecua mejor a su forma de entender su propio estilo o su técnica de trabajo. Es como el elegir entre un tipo de lápiz, o entre un pincel u otro para entintar, por ejemplo. Acabas probando todo lo que puedas y a lo que tengas acceso, hasta encontrar lo que saca lo mejor de tí mismo. Y sigues probando, por supuesto. Quedarse con una sola rama de la profesión hoy en día es un poco aburrido, habiendo tantas posibilidades. Un dibujante puede meterse a diseñar personajes para una película de animación, o escenarios para un videojuego, publicidad, etc.

Creo que he tocado casi todos los palos que un dibujante normal y corriente toca en animación, como intercalar, clean up y animar para series de TV o publicidad, o storyboards ("El Cid" y "Nocturna"), diseños de personajes ("Pixelinmotion"), etc. El hecho de hacer todas esas cosas no es realmente un mérito, sino que muchas veces te viene forzado por el propio medio. No siempre hay producciones en las que meterse, y no siempre puedes elegir el tipo de trabajo que hacer en ellas.

Y eso sin contar que si le pones muchas ganas, haces cosas fuera del trabajo, del tipo cortometrajes, por ejemplo. Yo creo que lo de hacer un trailer de animación de un proyecto propio, para luego venderlo a alguna productora, lo he intentado al menos dos veces. De forma absurda, todo hay que decirlo, y sin llegar muy lejos. En animación querer hacerlo uno todo es un suicidio. Ya es difícil llegar a hacer algo digno en equipo!

¿Qué te decidió a dejar la animación y dedicarte al cómic?

Pues el propio medio, como decía antes. Al terminar mi parte en "El Cid" comencé a trabajar para "Nocturna", pero las cosas no estaban muy claras en la productora en ese momento, así que aproveché un parón para probar con la ilustración infantil. Había empezado hacía un tiempo a hacer algunas ilustraciones, por probar, pero sin enseñarlas más que a los amigos. Y además tenía ganas en ese momento de quitarme de la cabeza la historia de Libertadores, que la arrastraba desde hacía mucho tiempo. Así que el medio que me tiraba con más fuerza, el que tenía más sentido en ese momento, era el cómic que, además, me permitía trabajar desde mi casa, a mi ritmo. A todo esto hay que sumar que ya hacía tiempo que Toni Fezjula, otro artistazo, ya me venía picando desde hacía tiempo para hacer algo de cómic. Él estuvo en "El Cid" diseñando escenarios, y de vez en cuando nos traía comics de Francia para que conociéramos lo que había por ahí. Para ejemplo bueno éste: el mismo día nos trajo el primer álbum de SkyDoll y el Drawers de Wendling. ¡¡Aquel día se me pusieron las pilas a tope!! ¡Qué mezcla de depresión, envidia artística y motivación profunda!

Libertadores, publicado en 2004 por la Editorial Glénat fue tu primer cómic, pero el público te ha conocido sobre todo gracias a la magnífica adaptación que David Chauvel y tú habéis hecho de la novela de L. Frank Baum, El Mago de Oz, publicado en Francia por Delcourt y en España por Glénat. ¿Esperabais una acogida del público como ésta?

¡Para nada! Sabíamos que el álbum podría funcionar bien para lo que había sido pensado, un público infantil/ juvenil, que no estuviera influenciado por las adaptaciones en cine. Y en eso hay que felicitar a David por la buena idea de querer ser lo más fiel posible a la historia original.

Pero resultó que la cosa se empezó a mover en círculos más adultos, aún estando dentro de la editorial en la sección infantil. Se conoció a través de los foros y el boca a boca, y acabó vendiéndose a países como Corea, USA, Alemania, etc.


Y no eran sólo las ventas. El trabajo en sí fue de los mejores que he tenido nunca. Ya empezó bien la cosa: nada más terminar Libertadores me apetecía mucho tocar algún tema más infantil, colorista. Y llegó la oportunidad esa misma semana. Una prueba con Delcourt, que salió bien a la primera y en una semana ya estaba trabajando en el álbum.


Página de El Mago de Oz

Y luego el público, que te emociona cuando te cuentan cómo han disfrutado con tu trabajo. Hay algunas historias en éste sentido que me guardo para mí, pero que te hacen valorar aún más tu trabajo, y te hacen implicarte de una forma más personal en el día a día de lo que haces. Un auténtico regalo.

Viendo lo bien que ha funcionado Oz, ¿te plantearías la posibilidad de adaptar otros clásicos de la literatura infantil y juvenil?

Es algo que quedaría un poco forzado, muy buscado después de lo de Oz, pero no me negaría si la historia me atrajera y fuera algo en lo que yo viera claro que podría encajar gráficamente.

Tienes una gran variedad de registros, tus historias están ambientadas en épocas muy distintas y protagonizadas por personajes de lo más peculiares, ¿cuáles son tus influencias y por qué has optado por este estilo?

Otro factor que hace del cómic un medio muy atractivo para mí es la posibilidad de trabajar ambientaciones muy distintas de una historia a otra. Acabar un álbum y hacer una historia de otro tipo en un tiempo relativamente corto.


Viñeta de La Mère des Victoires

Quiero pensar que los personajes que aparecen en mis cómics no tienen nada que ver unos con otros, de un álbum a otro. Y eso me motiva a buscar nuevos personajes, una de las partes más divertidas en la creación de una historia. Me gusta pensar en ellos fuera de la historia a la que pertenecen, para darle más sentido a la parte de la historia que acaba siendo dibujada. Esto también es un peligro, porque es difícil saber si finalmente has transmitido una información del personaje que tienes clara en la cabeza.

En la entrevista publicada en Imaginaria explicas cómo trabajas en un cómic: primero, en relación al guión y personajes, cómo te centras en el diseño de los personajes dentro de la historia y los dotas de caracteres estereotipados que los hagan fácilmente reconocibles al lector y cómo preparas el storyboard para tener una idea de conjunto de lo que será la obra. Después, en cuanto al dibujo, cómo realizas los dibujos separadamente, los escaneas y haces las composiciones en ordenador, para acabar utilizando el Painter para aplicar el color directamente en ordenador, obteniendo resultados que, ciertamente, sorprenden por su realismo. ¿Cuesta dar por terminada una viñeta? ¿En qué aspectos sueles hacer más hincapié y en cuáles te sale la vena perfeccionista?

Trabajando en la parte de color, la última etapa por así decir del trabajo, me gusta ésta mezcla de conceptos:

- por un lado, tratar de sacar los colores y las luces que te habías imaginado cuando creabas la escena en boceto, o al escribirla, incluso;

- por otro, jugar a sorprenderse a uno mismo, y probar siempre que se pueda con alguna variación.


Página de El Mago de Oz

Cuando trabajaba con acuarelas o acrílicos, lo primero, el ser fiel a lo que tenías en mente a la hora de pintar, rara vez ocurría: no había manera de conseguir la mezcla de colores que quería! Y entonces entraba el otro concepto, el de ver hacia dónde podías ir con los colores que te salían.


Ahora que con el ordenador puedes simplemente “seleccionar” el color exacto que tienes en mente, puede resultar aburrido por el poco mérito que tiene, así que es divertido ver la cantidad de locuras de color que te puedes permitir probar, gracias también a uno de los mejores inventos de la humanidad: el Ctrl+Z !!

Muchas veces doy por acabada una viñeta y, antes de colocarla en la página definitivamente, la trasteo un poco cambiando alguna tonalidad, por ejemplo. Y a veces ocurre la magia, y das por acabada una viñeta o una página con unos tonos completamente diferentes a lo que te imaginabas pero que quedan muchísimo mejor. Es como hacerte a tí mismo un regalo que no te esperabas!

En cuanto a la “vena perfeccionista”, es curioso que hablando con otros dibujantes les pase lo mismo: cuando acabas el álbum sólo piensas en qué mal te han salido muchísimas cosas, y las ganas de hacerlo mejor la próxima vez. Llegas a no mirar demasiado (o nada) tu propio trabajo por el “asco” que te da ver lo que has hecho en según que páginas, etc. Hasta que no pasa mucho tiempo no ves con un poco de perspectiva los valores positivos que pueda tener ése trabajo. Y luego, claro, haces un trabajo nuevo y comienza todo otra vez: “pero como pude hacer esto?!! Lo haré mejor la próxima vez, me lo juro!” ja, ja! Puede que sea una buena herramienta para no estancarse y tratar de mejorar, quien sabe...


Libertadores es una historia épica que me rondaba la cabeza desde hacía muchísimos años”. ¿Cuántas historias siguen pendientes de ver la luz y se quedaron en meros proyectos?

Ya irán saliendo, ya! A medida que se me vaya secando la nuez moscada que tengo por cerebro, habrá que ir tirando del pasado! Ja, ja!


Página de Libertadores

Cuando miro los apuntes de las historias que tenía en mente hace años veo que con aquello no se puede hacer mucho, por lo menos tal como lo tenía planteado. Pero quién sabe, igual conservando algunos elementos clave (como pasa con Yulkukany, que iba a ser otro tipo de historia, como cuento infantil) o con un lavado de cara...


De todas formas espero que me sigan surgiendo ideas, buenas o malas, ya que es una parte de éste oficio que me encanta.

En enero salió al mercado francés, publicado por la editorial Delcourt, dentro de su colección Neopolis, La Mère des Victoires, una “teórica” historia de amor y orgullo, ambientada en un futuro de ciencia ficción y protagonizada por Kataoka Raijuro, capitán del panzer Noble 3, obsesionado por conseguir el mando de una sofisticada máquina de guerra ¿Cómo está funcionando el álbum? ¿Podremos verlo publicado en castellano?

En principio ya tengo el sí de Glenat, y espero que me digan cuándo saldrá. En Francia de momento ha tenido una buena acogida en los primeros meses, aunque prefiero esperar a ver cómo evoluciona durante un año completo para poder decir algo más concreto.

En cuanto a las críticas, las que he leído me han sorprendido gratamente, mucho mejor de lo que esperaba.

¿Por qué crees que es tan difícil que las editoriales españolas publiquen las versiones en castellano de los trabajos de artistas españoles que, sin embargo, están teniendo una gran aceptación en Francia? ¿Sigue habiendo tanta diferencia entre el mercado francés y el español?

Cada vez hay más obra de editores franceses publicada en español, pero publicarla toda sería imposible. Los libreros franceses tienen problemas de espacio para colocar en las estanterías las toneladas de novedades que les llegan mensualmente!

El mercado español, con el mismo álbum, hace tiradas muy pequeñas en comparación con el francés, así que imagino que para un editor francés no supone demasiado beneficio vender los derechos de una obra para su publicación en un mercado como éste, y puede que no se esfuerce en promover la venta a ese mercado. Así que es trabajo para el editor español el interesarse por la obra de tal autor o tal otro (y es trabajo que imagino difícil, viendo la cantidad de obra que se publica constantemente, como decía antes), o trabajo del autor español de promover su propia obra entre editores de aquí para verla publicada en su idioma natal.

Ilustración para Chroniques de Sillage

Desde un pin-up para Sarah, el primer volúmen de Le Manoir des Murmures, con guión de David Muñoz, dibujo de Tirso Cons y colores de Javi Montes, publicado por Les Humanoïdes Associés a finales del año pasado, a otro pin-up más reciente, el que has hecho para El Arte de Canción de Hielo y Fuego, una recopilación del material gráfico realizado por Enrique Corominas sobre la saga de literatura fantástica de George R. R. Martin, publicado por la Editorial Gigamesh, pasando por las contribuciones a las iniciativas de Guerald Guerlais y Dice Tsutsumi para Sketch Travel o Totoro Forest Project o tu participación en el tercer álbum de las Chroniques de Sillage, de Buchet y Morvan, publicado por Delcourt en su colección Neopolis. ¿Cómo surgen este tipo de colaboraciones?

El maravilloso mundo de los blogs!! Ja, ja, ja!

Bueno, no siempre es así, pero el recurso de los blogs ha sido de gran ayuda para promover el trabajo de mucha gente, entre la que me incluyo, y eso ha permitido un flujo de contactos muy interesante. Cuando decidí hacer un blog con mi trabajo, pensaba en una “web para vagos”, donde colocar de forma sencilla algo así como mi curriculum. Y la verdad es que al principio tenía mis reparos y mis miedos, pensando que no sería una buena idea. Pero se ha demostrado que es una herramienta magnífica para crear vínculos profesionales de forma muy natural y honesta, y de ahí han salido las (increíbles!) colaboraciones con Dice y Guerald.

En cuanto a las de Tirso y Corominas, pues eso es que no te puedes negar. Te miran con esos ojillos que tienen, y uno es débil...

Pin-ups para Le Manoir des Murmures: Sarah y El Arte de Canción de Hielo y Fuego

En el caso concreto de Corominas no te puedes negar de ninguna manera porque es una persona bastante inestable emocionalmente, con grandes frustraciones personales que traslada día a día a su trabajo, y los que le rodeamos creímos en su momento que sería bueno para él ver nuestro apoyo de forma gráfica.

Yulkukany está siendo el protagonista de tu blog durante estos últimos meses. ¿Qué puedes contarnos de la trama y de los personajes de tu nuevo álbum BD?

En este nuevo álbum me he jurado que no volveré a cometer los errores anteriores...err...eso creo que ya lo hemos hablado, verdad? Je, je...

Bueno, en este álbum estoy disfrutando mucho, creo mucho en la atmósfera y los sentimientos que puede transmitir. Quería hacer un álbum que te dejara feliz al acabar de leerlo, con un pensamiento positivo, alegre. No en el sentido de una comedia, que te haga reír, sino que en la medida de lo posible te haga sentir optimista.

La historia narra cómo un hombre que ha perdido la felicidad y se ha encerrado en sí mismo, viaja a una extraña isla, donde una niña un poco excéntrica le enseña a ver la felicidad de nuevo en todas partes, a recuperar la esperanza. Le ayudará la propia isla, con sus particulares criaturas sacadas de las leyendas locales.

Por cierto, que no se publicará como “Yulkukany”. Aún le estamos buscando un nombre. Ése resulta demasiado difícil para leer, recordar, y mucho menos vender!

Tres páginas de la nueva obra en la que está trabajando, "Yulkukany", donde se puede apreciar el proceso previo del dibujo con portaminas azul y el posterior resultado final una vez aplicado el color

¿Nunca te has planteado crear un personaje con el que iniciar una serie? Eli, la protagonista de Yulkukany, tu último trabajo, apunta maneras.

Sí, claro que me gustaría! Pero más adelante. De momento me interesa mucho aprovechar una de las grandes ventajas que encuentro en este medio del cómic, que es la posibilidad de cambiar de un tipo de historia a otro en relativamente poco tiempo (mientras los editores lo permitan!).

El problema suele surgir de forma inversa: cuando has creado un personaje que funciona, aunque sea en una pequeña serie, por lo general el público trata de convencer al artista para que no se aleje de ése personaje. Y luchar contra eso estoy seguro que tiene que ser muy cansado y frustrante. Mira a Guarnido, por ejemplo, que durante la promoción de “Brujeando” seguro que no ha podido evitar muy a menudo la pregunta de “para cuando un nuevo Blacksad?”.

Ilustración para el Totoro Forest Project

Y es que hacer de una historia una serie es algo muy tentador. Mientras le das vueltas a la cabeza a una historia, creando los personajes, las situaciones, etc., te surgen muchas historias paralelas sobre los mismos personajes, muchas situaciones que definen a esos personajes fuera de la historia que quieres contar en ése momento. Y a veces te da mucha rabia guardar esos fragmentos en un cajón. Pero creo que de momento es mejor así. En cualquier caso, el material está ahí para trabajar sobre él. Nunca se pierde del todo, y a lo mejor te sirve para dar forma a otro tipo de personaje de otra historia.


¿Qué puedes anticiparnos de tus próximos proyectos?

Acabo de terminar una colaboración con Barbucci y Canepa, para el próximo álbum colectivo de Sky Doll, “Lacrima Christi”. Ocho páginas de sueños rotos, de manipulación de masas y de escenas eróticas. ¡¡Esta gente sabe divertirse!! Ha sido una gozada y un orgullo enorme recibir el encargo y conocer a esos dos artistazos. El único “pero” ha sido las prisas con las que hemos tenido que trabajar, pero aún así me quedo con la buena experiencia que ha sido hacerlo, y con lo que he disfrutado dibujando el mundo que ellos han creado (que ahora valoro todavía mucho más).

Página de Sky-Doll: Lacrima Christi Collection

¡De los proyectos personales no hablo para no gafarlos! Sí, suele pasar. No sé por qué....

Muchas gracias por la entrevista y un abrazo enorme!

E.

Gracias a ti, Enrique, una vez más, por los detalles que tienes para con nosotros.

15 comentarios:

Corominas dijo...

Gracias por iluminarnos con su prodigioso verbo, Sr. Fernández, y a Trazos en el bloc por tan magnífica entrevista. Debo decir que un año de estos cumpliré con lo prometido, Susana, y que... ¡ups! ¡me voy, que llego tarde a terapia! Mis pastillas, ¡¿dónde están mis pastillas?!

santiarcas dijo...

¡Te veo en muy buena forma, Enrique, menudas paginacas! Lo del Yulkukany promete.

RAULE dijo...

Qué grande eres, tío! Tan grande que te doy permiso para cambiar ese confuso Yulkukany por uno más facilón: Yakitruñi. No te pediré nada por los derechos, descuida, para eso están los amigos. Un abrazote, León!

Susana dijo...

Ah, Sr. Corominas... No sabe lo que hemos estado pensando en Ud. en estos días, preocupados por su salud y dispuestos a "chivarnos" de lo que sus ingratos amigos van diciendo de Ud. por ahí. Al menos hemos comprobado que la medicación funciona y que ha vuelto a postear y a deleitarnos con sus delicados exabruptos. Nos alegra que le haya gustado la entrevista. Tuvimos liado al Sr. Fernández con ella durante todo el verano, con el trabajo que tenía, y cumplió con creces, no como otros ;-)

Santi: Yo también creo que Yulkukany promete, tanto que Enrique debería hacer una serie con ella. Es una suerte que Glénat la publique pronto. Una se muere de ganas por verlo acabado.

Raule: No es que esté mal tu propuesta de cambiarle el nombre, peeero... A mi, la verdad, me gusta como está. Siempre he pensado que esa manía de cambiar tenía algo que ver con los problemas de los franceses para pronunciarlo, pues no hay títulos raros ni nada por ahí!

[M] dijo...

Nunca te acostarás sin saber algo más. Señora entrevista si si...

Diantres dijo...

buena entrevista, el Sr Fernández es un grande!

Tirso Cons dijo...

Madre mia, y este hombre anda suelto???
:PPPP

Q buena entrevista. Se echaba en falta.

un abrazo jenri

t.

Perditah.... dijo...

muy grande, si señor.
Optimista y currante.


:)

Susana dijo...

Tenéis toda la razón del mundo mundial: Enrique Fernández es grande.
¿Queda pelota si digo que es el mejor?

Anónimo dijo...

bueno, decir q alguien es mejor q otro es medio como una boludez aca en argentina.aca solemos decir q es el q mas me gusta.. (salvo q sea maradona, q es definitivamente el mejor de la historia)

enrique fernandez hace una estetica muy interesante, tiene un estilo unico, es muy muy muy bueno, el unico problema es q sus libros aca en argentina son muuuyyy caros y me deja de gustar instantaneamente.

saludos y muy buena entrevista.

hernan gallardo, argentina

Susana dijo...

Es cierto que el precio puede limitar en muchos casos la adquisición de muchos libros, pero no creo que sea razón suficiente para que dejen de gustarte.
De todos modos, coincido contigo en que Enrique Fernández "es muy muy muy bueno".
Saludos Hernan.

Anónimo dijo...

yyyyyy.. si tenes q pagar 8 veces el valor de un libro, analizarias 8 veces mas la calidad del autor antes e comprarlo.

menos mal q puedo ver el trabajo de enrique fernandes por su web, q si no ... tal vez, nunca conoceria su trabajo en comics por q antes tendria otras prioridades.

hernan

Susana dijo...

La verdad es que tienes toda la razón del mundo. Por eso yo muchos los tomo prestados de la biblioteca y me compro sólo los que me gustaría muchísimo conservar.
Un saludo.

Susana dijo...

La verdad es que tienes toda la razón del mundo. Por eso yo muchos los tomo prestados de la biblioteca y me compro sólo los que me gustaría muchísimo conservar.
Un saludo.

jrg dijo...

Enrique, te felicito por tu trabajo. Me gusta lo que haces y te deseo la mejor de las suertes en todos tus proyectos. Soy José Ramón Gallego.