miércoles, septiembre 17, 2008

CRÓNICA: XIII JORNADAS DEL CÓMIC DE AVILÉS (I)

Por segundo año consecutivo una representación de Trazos se acercó a uno de los mejores eventos que sobre el cómic se realizan en nuestro país, las ya consolidadas Jornadas del Cómic de Avilés, que este año cumplían su treceavo aniversario.

Así que allá nos plantamos el jueves por la tarde Gonzalo y el que os escribe (Juanmi sólo pudo acudir el sábado por la tarde) con unas ganas locas de pasar unos días de fábula conociendo a autores de los que hemos leído durante años obras suyas y de otros que desconocíamos o poco sabíamos, reencontrándote con caras ya conocidas de blogueros y de gente que forma parte de la industria del cómic que siempre vas viendo en cada uno de los salones que se celebran a lo largo y ancho de nuestra geografía, y conociendo a gente nueva que siempre la hay, posibilitando todo ello que, junto a las presentaciones, conferencias, exposiciones, fiestas y sesiones de firmas, pases unos días fantásticos rodeado casi las 24 horas de aquello que más te gusta y que acaba siendo tu auténtica pasión: los cómics.

Ni cortos ni perezosos, Gonzalo y un servidor nos encaminamos, una vez dejadas las maletas en la pensión donde nos habíamos hospedado, hacia el eje neurálgico donde se celebran esta Jornadas, siendo recibidos por una inmensa Catwoman que se encaramaba por una pila de cómics, una zona donde están ubicadas la Casa de la Cultura donde se celebran algunas exposiciones (de las que dará cuenta en un próximo post Gonzalo) y las conferencias, la carpa (franqueada su entrada por un inmenso Thor y la cabeza de un Moái de la Isla de Pascua), lugar de presentaciones, compras varias y fiestas nocturnas, y, cómo no, la zona de las terrazas donde se concentran los aficionados a la espera de la llegada de los diferentes autores para que nos dediquen nuestros cómics y, de paso, intercambiar unas palabras todos mientras nos bebemos un café, una cerveza o un simple refresco.

Este año la cosecha de dedicatorias ha sido menor que la del año pasado al no poder ir los dos primeros días de las Jornadas. Pero, aún así, las conseguidas ya son suficientes para que a uno se le esboce una sonrisa de oreja a oreja de plena felicidad. Todo el conjunto de estas dedicatorias conseguidas serán publicadas en futuros posts, para que así, los que no pudisteis acudir a estas Jornadas, podáis disfrutar visualmente de unos magníficos dibujos realmente de bella factura.

Presentación de Paco Díaz y Vicente Cifuentes, dibujante y entintador de X-Men: Emperador Vulcano, moderada por José Manuel Izquierdo

Aquí querría destacar las dedicatorias que conseguimos de, posiblemente, el artista más “hot” que acudió a Avilés: Alan Davis. Y os puedo asegurar que casi creíamos que no las íbamos a conseguir porque, por problemas de muñeca, no realizó casi ninguna dedicatoria durante la semana, salvo el sábado que se puso a dedicar por la tarde sencillos pero preciosos dibujos en menos de cinco minutos que consiguió que todos los allí presentes nos pusiéramos muy contentos de poder tener en nuestro poder un cotizado Alan Davis.

De izquierda a derecha, Alan Davis, el incombustible Diego García y D'Israeli

Del resto de las dedicatorias que conseguimos, como ya he dicho, os hablaremos en sucesivos posts, con algún que otro vídeo incluido, pero, mientras, os tendréis que conformar con ver a vuestros autores favoritos en el reportaje fotográfico que os ofrecemos en este post.

Como ya es conocido por todos, nuestra desmesurada ilusión por conseguir las consiguientes dedicatorias de nuestros autores preferidos, impedía acudir a todos las actividades que te ofrecen estas Jornadas (presentaciones, conferencias, firmas), solapándose todas ellas la mayoría de las veces, por lo que podíamos acudir a algunas de las primeras normalmente ya comenzadas, pero que te hacían pasar un buen momento, de descanso del guerrero después de horas y horas de colas, y dónde aprendías cosas que desconocías de muchos de estos autores, porque se hacía un repaso exhaustivo de sus carreras, con cantidad de imágenes que nos eran mostradas por los diferentes moderadores de las charlas, que te demuestran el magnífico trabajo de investigación y recogida de datos por parte de la organización, con la tríada visible de todo ello a la cabeza como son Jorge Iván Argiz, Ángel de la Calle y Germán Menéndez, todo ello aderezado y perfectamente conjuntado y reproducido para que lo entendamos nosotros, los simples “mortales” por un Diego García (El Traductor por antonomasia, del que todos los allí presentes, año tras año, estamos convencidos de que es un mutante con superpoderes y con una habilidad innata y prodigiosa para hacernos supertraducciones (por ahí se comentaba que era capaz de traducirnos el croata, ¿será cierto o había gato encerrado?), con un impresionante verbo fácil y una entonación que nos hacía partícipes a todos los presente de lo que realmente quería expresar el autor invitado de turno.

Charla de Chris Weston, flanqueado por Germán Menéndez y nuestro "supertraductor" Diego García

A lo que sí que pudimos asistir fue a la visita guiada que Joan Mundet nos ofreció para nuestro deleite de la exposición que este año se realizaba sobre su trabajo como ilustrador de las novelas y del cómic sobre El Capitán Alatriste, personaje creado por Arturo Pérez-Reverte. Una por una fue explicándonos cada una de las ilustraciones que conformaban esta exposición y que nos demostraba que habíamos recuperado para la causa uno de aquellos autores que triunfaron en la década de los 80 en muestro país y que, tristemente, fueron desapareciendo del panorama comiquero con la crisis que hubo en esta industria, pero que nos demuestra claramente el gran arte que tiene aún dentro de sí y que los hace ser verdaderos maestros y referentes de todas las nuevas generaciones de autores españoles que están surgiendo en los últimos tiempos. De esta exposición ya nos dará cuenta Gonzalo en el post de las exposiciones que pronto publicaremos en este blog.

Sesión de firmas en la Casa de la Cultura, donde podemos ver, de izquierda a derecha, a Taki Soma, Michael Avon Oeming, Ivo Milazzo, Steve Dillon y Joan Mundet

Así como esperamos que Gonzalo nos haga participes de su experiencia como alumno por un día del Curso de Portadas que se celebró en la edición de este año de las Jornadas, y que tuvo a Liam Sharp y Javi Rodríguez, entre otros, de profesores de lujo.

Presentación de algunos de los autores del Colectivo Polaqia: de izquierda a derecha, Roque Romero, Emma Ríos, Kike Benlloch y Hugo Covelo, moderada por José Manuel Izquierdo

De las fiestas nocturnas ya os dará cuenta nuevamente Gonzalo, porque uno ya se hace viejo e, inteligentemente, me retiraba a mis habitaciones para recuperarme de la jornada recién finalizada y empezar con energías renovadas el día siguiente, pero en cambio nuestro Gonzalo cumplió con creces este ritual avilesino donde, se contaba por los mentideros (y así se reconoció en un premio de nueva creación en la clausura) que había emergido una nueva estrella de la canción: Sir Liam Sharp, y unos nuevos campeones de pressing catch "a galligotas", Pere "Pera" Pérez (Triple P) y Michael Avon Oeming... ¿alguien nos puede decir quién fue el ganador de este memorable combate?

La tradicional presentación de los Chicos Bull Damn City moderada por José Manuel Izquierdo con Víctor Santos, Enrique V. Vegas, Pere "Pera" Pérez, Vicente Vegas, Mark Buckingham y Joan Fuster

De anécdotas podríamos contar alguna que otra como la de ese autor que vivía con un tercio pegado a su mano y su cigarrillo de liar a todas horas entre sus labios. Nos referimos a Steve Dillon, un claro y evidente reflejo de John Constantine, donde se nos plantea la duda de quién se inspiró en quién.

Sesiones de firmas en las terrazas, con Adi Granov en primer término y Chris Weston en segundo plano

También hubo alguna que otra anécdota no tan agradable, que prefiero omitir en este artículo, pero que me obliga a hacer una pequeña reflexión al respecto. Partimos de la base que todos somos algo “frikis” en mayor o menor grado, y que nuestra máxima ilusión es conseguir el consabido dibujo de alguno de los autores que asisten a eventos de este tipo. Pero también tenemos que entender que no hay que ir al acoso y derribo de los autores sólo se les vea asomar la cabeza allá lejos y emprender la subida de la conocida “cuesta” que desemboca en las mencionadas terrazas. Los autores en estas Jornadas trabajan posiblemente más que en cualquier evento que haya en nuestro país, con horas y horas sin parar dibujando para disfrute de todos nosotros. Y sin olvidarnos, encima, que algunos de ellos no son ni autores invitados oficialmente, sino que asisten a las Jornadas voluntariamente, por lo que todavía habría que agradecerles aún más que se presten y dediquen su tiempo libre a hacernos los dibujos que les pidamos. Nos obsequian con unas dedicatorias sin pedir nada a cambio, simplemente esperando recibir un “gracias” de los aficionados, que son la razón última, al fin y al cabo, de que ellos se dediquen y vivan de esta profesión. Pero, también tenemos que comprender que los autores deben de disfrutar de momentos de relajación y de asueto, y de poder simplemente tener unos minutos para poder hablar tranquilamente con otros colegas y con los aficionados, no siempre teniendo la obligación de estar dibujando a todas horas, sea en el lugar que sea y a la hora que sea, por lo que tendríamos que respetar de alguna manera (y sé que muchas veces es difícil lograrlo, lo reconozco) lo que los autores en un momento concreto quieren realmente hacer y, sabiendo todos nosotros que, cuando ellos estén ya dispuestos a “trabajar” para nosotros, enseguida lo sabremos y seguro que nos buscarán allá donde estemos para hacernos esos sketchs que todos estamos deseosos por conseguir pero logrando siempre que el ansia no se apodere de nosotros los aficionados. Para concluir esta pequeña reflexión, y a tenor del éxito de público y de autores que están consiguiendo estas Jornadas, de lo que yo, personalmente, me alegro un montón, creo que, desde la organización, deberían a lo mejor ir planteándose el organizar de alguna manera las sesiones de firmas, a unas horas determinadas y coordinando un cierto orden a la hora de hacerlas, pero siempre sin perder el encanto de las firmas en las diferentes terrazas, para que las cosas no se desmadren y acabemos saliendo todos, en algún momento dado, perjudicados por las actitudes desmesuradas de algunos. Esto es sólo mi opinión. Seguramente yo también tenga parte de culpa de alguna manera en todo esto, no lo sé, y a buen seguro soluciones habrán muchas y mejores que ésta, y que esperemos que alguien nos las haga partícipes, pero permitiendo que todo ello nos haga reflexionar y recapacitar a todos e ir mejorándolo todo, aún más si cabe, con nuestra experiencia, y a ver si entre todos los implicados podemos conseguir que estás Jornadas acaben consolidándose aún más de lo que están y sean un verdadero referente no solo en nuestro país sino más allá de nuestras fronteras.

Sesiones de firmas en las terrazas, con Doug Braithwaite de espaldas, Rodney Ramos a la izquierda y Chris Weston a la derecha

Para ir finalizando, comentaré brevemente la sesión de clausura de esta edición (que se celebró después de la última charla de uno de los autores estrella de estas Jornadas, William Stout), donde Jaume Vaquer comenzó leyendo los nombres de los ganadores de los Premios de la Crítica 2008 que organiza la revista Dolmen (y que podéis leer aquí), destacando entre ellos a Paco Roca que se llevó dos galardones, siendo el verdadero triunfador del año, como ya se demostró en la entrega del premios del pasado Saló del Còmic de Barcelona.

Rueda de prensa de Joe Jusko y William Stout, con Diego García refrescándose el gaznate (que ya lo debía de tener seco a estas alturas)

Luego vinieron las esperadas entregas de los Premios Populares de las Jornadas a los diferentes artistas invitados o no, acompañantes, medios o aficionados (este año, pudiendo haber aumentado considerablemente el presupuesto, se entregaron unas preciosas figuritas representando a simpáticos enanitos comprados a golpe de talonario en un Chino) y que son una manera simpática de echar unas risas a costa de los premiados (aunque, la verdad, no sé quien es el que se lo pasa mejor, si ellos o nosotros).

Y, como colofón y punto final brillante de las Jornadas de este año, se regaló a todo el público asistente a la clausura de unas láminas, 100 reproducciones del cartel de este año y que nos dedicaba su autor, D’Israeli, y 100 reproducciones de una lámina hecha ex profeso por Alan Davis para la ocasión (Everyone hates the good girl) y que también nos dedicó.

Sesiones de firmas en las terrazas, con D'Israeli en primer plano y Joe Jusko al fondo

Espero que no os haya resultado un tostón lo que aquí hoy he intentado exponer y me gustaría que dierais vuestra opinión al respecto sobre algún tema en concreto que hayáis leído en esta crónica y nos contéis, los que hayáis podido asistir, lo que ha sido vuestra experiencia este año de las XIII Jornadas del Cómic de Avilés, que tristemente y muy a mi pesar ya han finalizado pero que, como ya anunciaron el último día, ya están empezando a organizar lo que será la catorceava edición en septiembre del 2009. Esperemos estar nuevamente allí para escribiros una nueva crónica disfrutando, una vez más, durante unos días de todo lo que gira entorno al noveno arte y que tanto nos gusta a todos los aquí presentes.

Un saludo cordial.

10 comentarios:

alinorak dijo...

Estoy totalmente de acuerdo contigo, en que parece que el objetivo de la gente en estas jornadas es conseguir cuantos más dibujos mejor (parece que vayan a venderlos en ebay o algo asi)y ni se preocupan de ir a las charlas, exposiciones o presentaciones de libros.
Estoy gratamente sorprendida de ver, que al menos, tu has sido de los pocos que han asistido a las presentaciones y charlas.
Este año hasta la organización tuvo que ir a buscar público en las terrazas porque no habia gente en los actos oficiales (todos preferian conseguir dibujos gratis).
Debe ser lamentable para Jusko, Granov, Parlov o Stout el ver que tan sólo 10 o 15 personas se sienten a escucharles hablar y unas 40 o 50 se acerquen para verle dibujar.
Y es que parece que en vez de personas, queramos maquinas de dibujar, que hagan dibujos rápido y bien y cuantos más mejor.
Recuerdo el comentario desafortunado de un aficionado que decía que le importaba una mi.... la vida, trayectoria o técnica de los autores, tan sólo venía a conseguir dibujos y punto.
Pienso que si la organización no quiere mediar en ello, deberia tan sólo aconsejar a los autores de que digan de vez en cuando "no" a los aficionados, para descansar o tomar una cerveza tranquilamente, no pasa nada.
No están obligados a hacer dibujos a todas horas ni aguantar el ACOSO que les hacían (había gente vigilando plazas y hoteles para "pillarlos")
Yo como siempre, me lo he pasado muy bien, he conseguido pocos dibujos, pero realmente buenos y me ha gustado especialmente la charla de los mismos, en la que me he divertido un montón, jeje!!
Un saludin!!
XD

EduXavi dijo...

Yo reconozco que una de las cosas que más me atrae de cualquier evento de este tipo y, podríamos decir, mi objetivo prioritario, es conseguir las dedicatorias de los autores invitados. Por eso he comentado que seguramente yo tenga parte de culpa en todo esto y nunca seré el más indicado para la lanzar la primera piedra.
A mí personalmente, la trayectoria y vida de los diferentes autores me interesa y mucho, las cuales me hacen sentir una envidia sana y de reconocimiento hacia estos artistas, y que contínuamente estoy leyéndolas e investigándolas para poder escribir muchos de los posts que pueblan este blog.
El problema es que uno no tiene el don de la ubicuidad, y a la hora de elegir entre una u otra actividad, lamentablemente para el resto, me decanto siempre por las sesiones de firmas y sus interminables colas que te comen parte del tiempo disponible. Eso sí, siempre que hay un hueco se va a ver y oír las charlas que se puedan, disfrutando mucho de ellas.
Y, a lo que también me refería en este post es que, a lo mejor, habria que cambiar el sistema para que todos, aficionados y autores, consiguieramos lo que quisieramos, no se solaparan actividades y que no se produjeran ciertas situaciones que cruzan ciertos límites que no habría que traspasar. Y así todos contentos. Sé que es difícil conseguirlo, fórmulas mágicas no abundan, pero creo que no es imposible. Depende también de que todos aportemos nuestro granito de arena.
Un fuerte abrazo :-)

Anónimo dijo...

Yo solo puedo hablar de mi experiencia del año pasado, pero por lo que me contó EduXavi el otro día, junto a las necesarias cervezotas para amenizar la charla, a la conclusión que uno llega es que aunque en Aviles conseguir un dibujo dedicado es muy asequible y esto es uno de los encantos de éste salón, el problema está sobretodo, en el afán que tienen algunos de los asistentes en conseguir cuantos más dibujos mejor, sobretodo si se sobrepasan ciertos límites para ello, aunque esto realmente solo lo hacen unos pocos, de entre todos los que van a salón.

No se puede ir por la vida abordando a los autores como si de presas de caza se tratasen y, por otra parte, el que algunos aficionados puedan llegar a exigir como quieren el dibujo y de que forma, o también, el estar en más de una cola a la vez, me parece una falta de respeto brutal hacia el propio autor (que menos que estar presente mientras te hacen el dibujo ¿no?). Y no olvidemos que también es una falta de respeto hacia los otros aficionados que también quieren un dibujo (si uno consigue dos dibujos a la vez ¿habrá otro que se quede sin?). De todas formas, también hay que admitir que cuando uno se encuentra por primera vez con todo esto, puede llegar a hacer ciertas cosas de las anteriormente comentadas, pues al principio es todo un mundo por descubrir, pero con el tiempo, uno debe de reflexionar y darse cuenta lo que está bien y lo que no.

Está claro que todo no puede ser perfecto y hay cosas que son incontrolables. A mí las Jornadas me parecen un magnífico salón y me estoy quedando corto con el adjetivo utilizado ... además de ser único y distinto a los otros salones. Por supuesto, sacado adelante con mucho esfuerzo y profesionalidad por parte de una organización a la que hay que felicitar por ello. Pero como muy bien dice alinorak, es una pena el poco caso que se hace a las conferencias y a las exposiciones, en comparación con el que se le hace a que te hagan dibujos, pero claro, esto depende únicamente de los asistentes, y nadie duda que en todos los salones, las firmas siempre se llevan el máximo interés por parte de los aficionados.

Aunque es muy respetable las prioridades de cada uno (aunque parezca difícil de creer, llegué a encontrar a gente que ni siguiera compraba comics de manera habitual y parecía que solo tenían afán coleccionista por rellenar el bloc de dibujos) y como comenta EduXavi, por supuesto que no se tiene el don de la ubicuidad, pero todos deberíamos de reflexionar sobre esto e intentar disfrutar más del salón, incluyendo por supuesto a todas actividades que hay alrededor de un evento como éste. Seguro que sería más enriquecedor para todos.

En realidad, pasa igual en todos los salones, sea el que sea, y con todo esto, no estoy diciendo que no haya mucha gente que tenga otras prioridades, como las exposiciones, conferencias o simplemente el poder estar charlando un rato con los autores.

En definitiva, un salón muy recomendable, pero que se debería de poder disfrutar sin que tengas que ir estresado la mitad del tiempo, por intentar conseguir cuantas más dedicatorias mejor, pero claro, esto es realmente complicado de hacer, teniendo un friki dentro de cada uno de nosotros, en mayor o menor medida.

EduXavi dijo...

Ojalá tuviera la facultad de ser omnipresente pero, de momento, así están las cosas y soy el primero, no te creas, en lamentarlo... pero me puede demasiado la vena más "friki" y me encanta que me hagan dibujines... ya he comentado que fórmulas perfectas no deben existir (como en tantas cosas de la vida...), pero esperemos que de aquí en adelante, por lo menos, hayan unos puntos de los apuntados anteriormente que se consigan controlar por parte de los aficionados... al menos, seguro, saldremos todos ganando, tanto autores como lectores...

Txema SG dijo...

Pues yo lo tengo claro, birra, dibujos dedicados y amigos. Las charlas al segundo plano pues si, total ya charlo con los autores por la noche en la fiesta o durante las sesiones de firmas en las terrazas.

EduXavi dijo...

Sí, para mí lo realmente prioritario en ese tipo de salones es el conseguir las dedicatorias de los autores que asisten a ellos... pero eso no quita que, aparte de tener la oportunidad de poder hablar directamente con los autores mientras te pimplas una cervezota (y esto es todo un lujazo que sólo se ve en Avilés a cualquier hora del dia), sea interesante poder asistir a cualquiera de las charlas que se celebran durante esos días, que sólo por lo curradas que están vale la pena poder oírlas y visualizarlas (nunca te acostarás sin haber aprendido algo nuevo)... pero, bueno, al solaparse normalmente ambas cosas, lo lógico es que te decantes por aquello que más te gusta, que en mi caso son las consabidas dedicatorias... qué le vamos a hacer.

The Korinthian dijo...

Normal que no se pueda todo: Me encantan las charlas y la vida de los autores, de hecho me compro los libros o revistas sobre ellos, pero si están dibujando al mismo tiempo, lamentáblemente estaré con los que lo hagan. Siempre puedo leer sus vidas tranquilamente o hablar con ellos en persona, como es el caso en Avilés, donde todo es más natural y directo.

EduXavi dijo...

Totalmente de acuerdo contigo. El tema está de momento así, por lo que lo prioritario hoy por hoy en mi caso son las dedicatorias, saborearlas mientras te las dibujan, morirte de la envidia de la facilidad con que las ejecutan y, de paso y se tercia, echar unas palabras o unas risas con el autor in situ. Hoy en dia tenemos, por suerte, una fuente magnífica para saber todo lo relacionado con los autores que es internet, que buceando por la red de redes encuentras verdaderas joyas de aquellos artistas a los que admiras.
Por cierto, ya habrás visto que te he inmortalizado mientras le hacías el retrato a Braithwaite :-D

RAULE dijo...

Menuda crónica exhaustiva! Me lo he pasado genial leyéndola y poniéndole cara a esos autores que tanto admiras. Habría dado el meñique del pie izquierdo por charlar con el Dillon!
Muchas gracias y un fuerte abrazo!

EduXavi dijo...

Gracias a ti Raule por pasarte por aquí :-D
Y, ya sabes, si alguna vez quieres hablar con Dillon y que la conversación se alargue horas y horas, sólo necesitas agenciarte un barril de cerveza y ya te lo tienes ganado sin duda alguna...
¡¡¡Suerte con todos los proyectos que tienes en marcha!!!