martes, noviembre 20, 2007

CRÓNICA: MESA REDONDA SOBRE “La lucha de escribir literatura fantástica en España”

El pasado día 8 de noviembre se realizó en Castellón, en el Salón de Actos de Castalia Iuris, la mesa redonda “La lucha de escribir literatura fantástica en España”. Los escritores participantes fueron Juan Miguel Aguilera, David Mateo, Emilio Bueso y José Miguel Vilar.

De izquierda a derecha: José Miguel Vilar, Juan Miguel Aguilera, Emilio Bueso y David Mateo


Los escritores se presentaron y nos contaron brevemente su trayectoria literaria y editorial. Todos tienen en común su origen valenciano, su juventud y sus grandes deseos de escribir y llegar al lector.

Juan Miguel Aguilera nos explicó que proviene de la ciencia ficción y luego se decantó hacia una obra donde une la historia y la fantasía, como sucede en su “Locura de Dios” (Ediciones B).

Emilio Bueso, castellonense, se define como escritor de terror contemporáneo y dio una definición que me gustó mucho. “Si se une lo fantástico con lo irreal o imposible da como resultado el terror”. Es un escritor novel con “Noche cerrada” (Editorial Verbigracia).

David Mateo se definió dedicado a la fantasía “anglosajona” con dragones y elfos, y empezó en la fantasía leyendo primero ciencia ficción. Su obra “Nicho de reyes” (Editorial Transversal / Equipo Sirius) ya va por su segunda edición.

José Miguel Vilar se inició muy joven en la escritura y es autor de “Los navegantes” (Grupo Editorial AJEC) con una fantasía más realista y cercana.

Así pues, uniendo los diversos “orígenes” de los escritores en la escritura fantástica, se inicia la charla. Se plantea si hay contraste, lucha o derivación de la ciencia ficción a la fantasía. Parece ser que en la actualidad hay menos interés por la ciencia ficción, pues el presente técnico, científico y tecnológico, ha superado a la ciencia ficción literaria y ya el futuro se presenta en Internet. Autores como Crichton o el español Somoza no son considerados como de ciencia ficción si no de aventuras o terror. La ciencia ficción se ve más realista y científica y la fantasía presenta un camino distinto, la ilusión, la aventura. Es un divertimento o escapismo hacia otros mundos.

Surge así el eterno tema de los subgéneros literarios. Bueso nos indica que todos los subgéneros son artificiales, que todo escritor pretende escribir bien su obra, crear literatura. Estas subdivisiones son buenas para tener referencias pero al mismo tiempo pueden alejar al lector de una obra que le puede interesar según su clasificación e , incluso, dependiendo de su colocación en las estanterías. Hay obras colocadas en el “rincón del friki” que hubieran interesado a otro lector de no estar en dicha sección. Lo mismo sucede a nivel editorial. La editorial o colección especializada, queda marcada para el fandom, para determinado lector, pero aleja al lector en general que, de principio, no le atrae esta lectura. Si la obra la publica una editorial general en sección “novedades” atraerá a más público y puede leerla sin saber que es “friki”. Los lectores de este tipo de literatura igual la encontraremos. La situación es atraer al mayor número de lectores.

Enlaza aquí la charla con la lucha de las editoriales pequeñas con las grandes. Las grandes son más comerciales, con mayor promoción y mayor poder económico, pero no arriesgan con autores noveles al no conocer su potencial de autor. Las editoriales pequeñas al no poder competir con el marketing, apuestan por autores y obras especializadas.

Así pues, la fantasía, ¿a qué público está dirigido? La fantasía, el escapismo, la aventura, el divertimento no es tomado muy en serio y se supone dirigido a un público juvenil. Aguilera insiste que incluso la ilustración no es admitida por considerarse infantil, y no sin entrar en el mundo del cómic. Tanto Bueso como Vilar coinciden en que esta situación empezó a variar con Alberto Vázquez-Figueroa y Arturo Pérez-Reverte, que escriben bien, sus obras son de aventuras, y gustan y llegan al gran público. Muy poco a poco, esta separación entre mundo adulto-intelectual con fantasía y aventura va desapareciendo.

En España se da la paradoja de ser uno de los países que más edita pero menos lee. Aquí David Mateo nos señala que los lectores se crean ya de niños y no se debe obligar a leer, sobre todo en la adolescencia con la obligación de leer en la Secundaria. El niño debe elegir su lectura y la fantasía puede ser un buen camino pero no el único pues puede gustarle temas más realistas o el terror.

Enlazando con lo anterior se comenta que hay obras en secciones juveniles que dejan de ser leídas por su clasificación como tales cuando tienen una calidad muy buena para todo tipo de lectores. Así que fantasía, juvenil y autor español es una mala combinación porque vende menos y se acude a escritores extranjeros. Vilar nos indica que hay muy buenos escritores españoles en la fantasía, tomada en su sentido más amplio con ciencia ficción, terror o aventuras, y aún hay mucho por hacer y escribir.

El mundo editorial es complicado, los escritores noveles son rechazados por las grandes editoriales frente a los escritores consagrados que tienen mayor posibilidad de “inversión”. Aún así el lector de fantasía es fiel al género y al autor y en la fantasía se vende cómo en una carrera de fondo: la editorial pequeña, especializada, no retira al poco tiempo las obras porque sabe que va vendiendo a lo largo del tiempo.

Termina la charla con la alusión a las grandes posibilidades de Internet. En la actualidad se cuelgan capítulos y si interesan se compra la obra. La lectura en la pantalla es engorrosa pero Bueso insiste en que en el futuro no habrá necesidad de imprimir en papel y la tecnología ya va abriendo grandes posibilidades. Sale el ejemplo de Vázquez-Figueroa que ha colgado en Internet su última obra, gratis para todos. Se llega aquí al planteamiento de la profesionalidad del escritor, entendida como “vivir de la escritura”. Un escritor novel no puede dar gratis su obra, un consagrado con muchas obras, puede permitirse ese lujo. Es duro vivir de la escritura y a la larga se siente uno obligado a escribir lo que se les pide. Una buena salida es la de escribir guiones para el cine pues el guión es la base de toda película. Así, con la idea de proyectar la literatura al cine, se cierra la charla.

Han sido unas dos horas que han resultado muy cortas. Las intervenciones han sido amenas, con anécdotas y risas. Se nota que son escritores que se conocen y se respetan, no como en otras charlas o tertulias donde no vemos comunicación y sí cierto recelo entre los asistentes. Hemos visto su interés por la literatura, la fantasía y sus ganas por llegar al lector. Se ha formado un ambiente muy agradable y han participado ciertos asistentes, y eso que éramos pocos. En ese sentido ha sido un poco decepcionante porque creía que la charla podía atraer a más gente, tanto por el tema como por los autores, que son del terreno. ¿Será que soy más “friki” de lo que creía?

En resumen, ha sido una charla amena y muy interesante, hemos conocido más a nuestros autores y su obra, y nos han abierto más posibilidades ante la fantasía. Gracias a todos los autores por venir a Castellón y ¡no tardéis en volver!

Y, para finalizar, recordaros que hoy martes, día 20, a las 19:30, Santiago García-Clairac presentará y firmará su última obra "El Ejército Negro II: El Reino de la Oscuridad", en la Librería Babel de Castellón, sita en la C/ Guitarrista Tárrega, 20.

Y también el próximo jueves, día 22, a las 19:30, también en la Librería Babel, Rafael Ábalos presentará y firmará su última obra “Kôt”.

2 comentarios:

Crónicas de Sepelaci dijo...

Caray, Pepa, deberías haberte presentado, que los bloggers de Castellón tenemos que ir conociéndonos.

Yo soy el que más participó, el de negro. Víctor Alós suelen llamarme.

En Crónicas desde Sepelaci he colgado el audio de la mesa redonda, por si te interesa tenerla.

Si hay algún problema, no dudes en decírmelo.

Un saludín

Pepa Casino dijo...

Gracias Víctor por haber colgado el audio, ya que también había traido grabadora pero, a mitad de la charla, me quedé sin batería.

Una pena que fueramos tan pocos, pero más vale eso que nada, y con el tiempo y más actividades de este tipo esperemos que la gente se anime a participar, que haberlos, hailos.

Nos vemos en otra charla sobre un género tan "fantástico" como el de la Fantasía.