miércoles, mayo 16, 2012

CRÍTICA: LOS VENGADORES de Joss Whedon

Antes de comenzar a desmenuzar y destripar de manera general el film de The Avengers de Joss Whedon constataremos que, comparada con otras películas de superhéroes recientes (véase entre ellas otras de la factoría Marvel como son las predecesoras de esta película grupal, El Incleíble Hulk, Iron Man, Thor y el Capitán América), sin desmerecer el buen taquillaje que pudieron tener éstas (salvo, quizás, el Iroman 2), la afluencia de público a las salas un día después del estreno fue más que destacable, augurando por tanto que el film tiene posibilidades desde un primer momento de obtener una buena recaudación que amortice la inversión hecha en él y de paso poder acometer futuras segundas partes con garantía, que siempre dependen el realizarlas del tema recaudatorio positivo antes de que el film en sí se lo merezca o no... cosa que aquí se puede deducir que cumple ambos requisitos.


Así a simple vista, el film lo podemos dividir en dos partes claramente diferenciadas. Una primera donde, como se podía ya prever, se intenta reunir de una manera (un pelín) rápida y sucinta al que será el grupo de superhéroes más poderosos de la Tierra (y que ya habíamos tenido pequeños fragmentos anteriormentes con los ya famosos y clásicos finales post-créditos de todas las películas que tan de moda se han puesto), contando con la ventaja de que algunos de sus personajes ya estaban bastante o algo definidos de anteriores películas se la serie, como son Iron Man, Thor, el Capi, Nick Furia e, incluso, Hulk, la Viuda Negra, Ojo de Halcón, el agente Coulson... y, porque no, el villano de turno, Loki... por lo que esta ardua tarea de intentar definir y determinar cada uno de los diferentes personajes protagonistas por igual en una película coral como es ésta, ya está prácticamente realizada, por lo que ya uno se puede concentrar más en intentar explicar cómo se llegan a agruparse a pesar de sus indudables diferencias de carácter y personalidad, cosa que puede que sea lo peor del film, por la velocidad que lo intentan hacer, así como, al mismo tiempo, la lentitud por la que se va desenvolviendo la cinta, provocando a veces un cierto 'sopor' si a ello unimos lo oscuro del metraje visualmente hablando.


La segunda parte es la que cualquier aficionado al género podía esperar de un film de este tipo, acción pura y dura con unos buenísimos efectos especiales, con una racionalización correcta del minutaje de cada uno de los protagonistas para que nadie esté por encima del otro en cuestión de metraje, con unos enemigos consistentes, los Chitauri, acordes a la exigencia del guión (aunque realmente pasan con más pena que gloria si hay que ser sinceros), y con un villano de la talla de Loki (recordemos que fue el primer enemigo que tuvieron Los Vengadores allá por el 1963 de la mano de unos inspirados Stan Lee y Jack Kirby), que más de uno intentaría evitar como enémigo y otros buscarían como perfecto contrapunto y contrapeso a una lucha a priori nada equilibrada desde un principio entre éste y un grupo de superhéroes como Los Vengadores.

Joss Whedon sabe dar el 'tempo' equilibrado a cada uno de sus personajes protagonistas como ya hemos dicho, quizá teniendo un peso más específico Tony Stark/Iron Man (Robert Domney Jr.) quizá por ser, junto a Samuel L. Jackson (Nick Furia), el actor de más caché de todos los que participan (o de los más veteranos también), donde siempre ayuda tener de partener a una Gwyneth Paltrow (Pepper Potts) que repite nuevamente como mano derecha del multimillonario ciéntifico, después de sus dos previas apariciones en las dos primeras películas de Iron Man.

Por lo tanto, y como ya hemos apuntado, el peso específico de esta producción conformada por un grupo de superhéroes a cual más poderoso, la dan tanto Tony Stark (continuamente dando ese toque irónico/simpático que para nada resulta cargante) y Nick Furia (siendo el personaje frío y calcurador que siempre hemos conocido, auténtico lider de S.H.I.E.L.D), perfectamente secundado por su mano derecha la Agente María Hill (Cobie Smulders) y, porque no, por el Agente Phil Coulson (Clark Gregg) que, al fin y al cabo, junto a Furia, es el lazo de unión de cada uno de los anteriores films de la franquicia con este final que los reune a todos.


De los otros protagonistas que han tenido película individual anterior, el que más destacariamos por el cambio producido es Hulk (Mark Ruffalo), que en su película (la segunda que realizaron del personaje, recordemos que este film se estrenó dos meses después del de Iron Man, en el 2008) lo interpretaba Edward Norton y por desavenencias, parece ser, con los productores, ahora el que se hace cargo de interpretar a Bruce Banner es Ruffalo, que puede que sea el que tenga el papel menos importante de la cinta, pero continuando, eso sí, con el Hulk perfectamente creado por ordenador al que le tenemos que apuntar algún que otro momento de humor con él como protagonista principal del mismo. Thor (Chris Hemsworth) y Capitán América (Chris Evans) continuan con la misma línea que dejaron en sus aún recientes films por separado, con un Thor como hermano del malo maloso de la película, Loki, que tiene que bregar con él para intentar eliminar la amenaza y reconducirlo por el buen camino; y con un Capitán América que rapidamente se ha acoplado y acostumbrado al s. XXI, y en el que encuentro el 'fallo' en esta película por parte de los diseñadores de vestuario de no haber acertado con el uniforme del Capi, que no acabo de verlo, no acabo...


Y qué decir de la pareja versión Ultimate que conforman Viuda Negra (Scarlett Johansson) y Ojo de Halcón (Jeremy Renner), que adquieren mucho más peso específico en la cinta que en anteriores intervenciones en otros films (Iron Man 2 y Thor respectivamente), sobre todo Clint Barton, que se convierte en la mano derecha del 'Dios de las Mentiras' bajo la influencia maligna del mismo, convirtiéndose, a pesar de no tener superpodores tan espectaculares como el resto de sus compañeros, en una verdadera pesadilla para todos, sobre todo para Nick Furia. Y qué decir de Scarlett Johansson, tan sexi como siempre, y que tiene una escena perfectamente hilvanada cuando se encuentra en una misión, siendo torturada e interrogada por sus captores, y que por la llamada del Agente Coulson, termina rapidamente, de manera espectacular, con sus captores.

Pero si hay que hablar de otro de los pesos pesados del film, este no es otro que Loki, magníficamente interpretado por Tom Hiddleston (como ya ocurrió en el film de Thor), que gracias al poder que obtiene a través del Cubo Cósmico y la ayuda del Dr. Erik Selvin (Stellan Skarsgård, el cual también aparecía en el film del Dios del Trueno), causa el caos más absoluto y destructivo en la ciudad de Nueva York con la ayuda de unas comparsas de lujo (aunque con casi ninguna importancia digna de reseñar en el film, como ya hemos apuntado) como son los Chitauri, que sirven casi para solo ser el centro de la ira de nuestros Vengadores, y de Hulk especialmente, que se dedica a dar mamporros a diestro y siniestro y machacarlos sin compasión, tanto a ellos como a la tecnología que utilizan.


Hablemos ahora de Joss Whedon... si en algun director fiable podía recaer la dirrección de un film tan complicado como éste, reuniendo un buen elenco de actores de primera fila, de un temática de superhéroes que donde más se acerca es al género de la ciencia ficción, donde el uso superlativo de los efectos especiales es primordial que funcione, y donde la acción al más alto nivel debe ser prioritario en el film, este director neoyorkino de 47 años de edad era una de elecciones más claras y normales, y a pesar que los anteriores directores de los anteriores films de estos superhéroes de manera individual (Jon Favreau, Louis Leterrier, Kenneth Branagh y Joe Johnston) no lo hicieron nada mal, era de lógica buscar un quinto en discoria que agrupara los diferentes 'egos' de una manera tan bien entrelazada de alguien ya habituado a conformar buenas obras de género fantástico y de ciencia ficción para la pequeña y gran pantalla, con títulos como Buffy Cazavampiros, Firefly, Serenity, Dollhouse... así como haber guionizado varios cómics de superhéroes de los mutantes.


La clara influencia/adaptación de la línea Ultimate (siempre salvando las distancias y con la eleminación o añadido de muchos conceptos y términos diferentes a la misma), en concreto The Ultimates (la nueva y moderna visión de Los Vengadores, para entendernos), más en concreto del segundo arco argumental, de Mark Millar y Bryan Hitch, es clarísima y evidente en este film (al igual que fue en las anteriores películas de los personajes Marvel que conforman el grupo antes citadas)... desde la más que evidente de un Nick Furia afroamericano, que ya era la viva imagen de Samuel L. Jackson en el cómic, pasando por la nueva versión de la Natasha Romanoff y Clint Barton (con una imagen más a lo "matrix" en los cómics), o la imagen del joven Thor (fuera de la imagen canónica que todos conocemos de Thor/Donald Blake), la aparición de los propios Chitauri, que aparicieron por primera vez en esta serie de The Ultimates, una especie de Skrulls pero adaptados a esta nueva línea más moderna y actual del Universo Marvel, aunque aquí sin mimetizarse como humanos, sino como seres de más de dos metros y medio de altura y aspecto reptilesco que es como verdaderamente son, y sin olvidarnos del espectacular Heli-Transporte Alfa de S.H.I.E.L.D... aunque, eso sí, faltan en el film, que sí aparecen en los cómics, la pareja formada por Hank y Jan Pym (el Hombre Gigante y la Avispa respectivamente, que también formaron parte del grupo original creado por Lee & Kirby). Con ello supongo que querían unificar críterios y acercarse quizás a un público no habituado a leer cómics de superhéroes y que no tienen nociones directas de los orígenes de unos personajes ya clásicos, sí conocidos por el fandom, utilizando una nueva línea argumental paralela a la del Universo Marvel clásico, como es la Ultimate, con personajes más reales, cercanos y actuales, con problemas acordes a los tiempos que corren, con superpoderes y tecnología que perfectamente se puede pensar creíble en pleno siglo XXI.



Conclusión, si os gusta esta nueva oleada de buen cine cuyos protagonistas son los seres con superpoderes, si sois fieles seguidores del género de ciencia ficción, si os gusta sobremanera los efectos especiales de última generación, en definitiva, si queréis pasar unos muy buenos 145 minutos de buen y trepidante cine, ésta es vuestra película, que no debéis perderos, y os aconsejo que no os esperéis al DVD, disfrutaréis mucho más viéndola en la gran pantalla con una buena calidad de sonido... ¡¡¡Aficionados, reuníos!!!

Ah, y antes de finalizar, atención a la escena de final (en esta ocasión un poco antes) de los créditos, donde ya se apunta una segunda peli de Los Vengadores (y viendo el éxito de taquilla que está teniendo, así será), donde todo apunta a que tendrán como enemigo a uno de los villanos venido de la galaxia más terroríficos que existen en el Universo Marvel.

Un saludo cordial.