lunes, abril 02, 2012

CRÍTICA: UNOS DÍAS EN FRANCIA de VV. AA.

Después de las positivas experiencias que fueron las visitas de diferentes autores BD a tres países orientales para realizar, conjuntamente con autores de Japón, Corea y China, tres álbumes colectivos sobre las visión de estos de los países antes mencionados, publicados en nuestro país los dos primeros por la Editorial Ponent Mon y el tercero por Diábolo Ediciones, esta última editorial continúa por el camino emprendido por Éditions Casterman publicando un nuevo álbum colectivo que tiene como particularidad que ahora el lugar de operaciones se sitúa en Francia y allí acuden 6 autores coreanos (junto a cuatro autores franceses) para continuar con esta labor y devolverle por tanto la visita a los primeros.



Como ya hicimos con el anterior volumen publicado por Diábolo Ediciones, China: Miradas cruzadas, también haremos aquí un breve repaso por cada uno de los relatos con los que nos obsequian estos 10 autores y discernir y desentrañar lo que nos quieren decir con estas breves pinceladas elaboradas en tierra gala. Como ya intuiréis, y más si habéis leído los anteriores álbumes colectivos, aquí cada autor enfoca el relato con total libertad, sin seguir un patrón fijo, tanto por parte de los autores BD como de los autores manhwa, ofreciendo una variedad de propuestas que pueden resultar más interesantes para el lector, demostrando que autores de un mismo ámbito geográfico pueden obsequiarnos con historias de lo más variopintas y con estilos al mismo tiempo diametralmente opuestos.

Sin más preámbulos, comencemos nuestra reseña de esta obra hablando de cada una de estas historias cortas por orden de aparición en el álbum.

En “Una noche de verano en el sur de Francia” de Bastien Vivès, éste nos muestra una historia shakespeariana, narrada con un estilo muy particular y personal, contándonos el sueño de nuestro protagonista anónimo que se imagina conviviendo con su gran amor, siendo todo esto una 'fantasía' que nos quiere transportar del frío del norte de Francia al calor del sur mediterráneo. Una historia muy de Vivès donde las relaciones de pareja fluyen con total normalidad y naturalidad.



Diálogo” de Doha es una historia donde nuestros dos protagonistas mantienen una larga y extraña conversación que gira entorno al 'poder del amor', amar a todo cuanto te rodea disfrutándolo como si fuera lo último que fueras a hacer o ver y, para ello, hay que “pararse de vez en cuando... para disfrutar de la magia del momento”... y esa 'magia' es la que descubre Doha cuando se topa con un 'mito' del noveno arte. Una historia para enseñarte a saborear la belleza de las pequeñas cosas que te rodean.



Chosun en Versalles” de Lee Hyeon-sook es una curiosa y surrealista historia donde el autor mezcla y teletransporta el reinado de la Dinastía Chosun que reinó en Corea durante más de cinco siglos al Versalles del XVIII durante el reinado del Rey Sol. Una curiosa e imposible mezcolanza de personajes pertenecientes a la corte de los Chosun con el contexto real/imaginario de la magnificencia arquitectónica de Versalles. La transmutación irreal de dos centros históricos de poder.



Max de Radiguès nos cuenta en “Vacaciones de verano” las niñerías y travesuras que se pueden producir cuando uno es joven, convirtiéndose en insignificantes cuando finalmente los lazos de amistad se estrechan y robustecen cuando las situaciones imprevistas surgen cuando uno menos se los espera. Una de esas típicas historias que te pueden ocurrir de pequeño cuando emigras de la gran urbe para pasar unas vacaciones de verano en el campo.



Oh Sé-young nos cuenta en “Van Gogh y el cigarrillo” como éste fue un referente e inspiración en su obra cuando era joven e imberbe autor gracias al intuir su obra cuando fumó un peta por primera vez y comprendió las formas que le rodeaban, y como también fue la causa de su adicción al tabaco. Con el paso de los años, y gracias a este viaje a la capital francesa, el autor se reencontró con la obra pictórica de Van Gogh y al comparar a éste con las palabras que le dijo su padre cuando era pequeño, “los ojos solo ven la superficie de las cosas. Tienes que aprender a mirar con el corazón si quieres descubrir lo que se esconde tras las apariencias”, comprendió de una u otra forma como veía el 'loco holandés del pelo rojo' las cosas que le rodeaban.



La sombra de la duda” de Gabrielle Piquet es una dura historia que gira entorno a la prostitución infantil y los culpables que la ejercen y la manipulan para su propio beneficio, siendo los niños las victimas únicas e inocentes de este hecho repudiado por la sociedad. Pero lo más terrible de estos casos es cuando la justicia por falta de pruebas exculpa a los presuntos culpables, provocando a partir de ese momento la 'duda razonable' entre estos capaces de perdonarlos, olvidarlos o estigmatizarlos. Unas de esas historias que uno nunca querría que sucedieran y se narraran.



En “Party in Paris” de Kim Soo-yong entramos a través de una de las famosas bocas modernistas obra de Hector Guimard del metro parisiense, donde dos bandas de jóvenes empiezan una 'disputa', enfrentadas cada una en un anden de una de las estaciones, a través del break dance. Una historia donde la competición a ver quién es el mejor se transforma en una 'noble lucha' que convierte en amigos a ambos contrincantes.



En “Fat Bum”, Anne Simon nos cuenta la historia de Saartjie Baartman, llamada la Venus Hotentote, que fue exhibida a principios del s. XIX en ferias ambulantes como estudio y atracción de la anatomía de una mujer africana. Una mujer que fue humillada y fue mostrada como si un 'pedazo de carne' fuera para divertimento de los europeos que la encontraban exótica y extravagante. Después de morir de sífilis, incluso continuó la humillación siendo exhibido su cuerpo a través de un molde de escayola y algunos de sus órganos conservados en formol. Esto demuestra la depravación y sinsentido a la que es capaz de llegar el ser humano.



Duelo en Montmartre” de Suk Jung-hyum es la primera de las historias, junto a la siguiente que comentaremos, a todo color, ya que las otras ocho están en B/N. La autora nos cuenta su visita a Montmartre, cuna de los artistas vanguardistas en el París del XIX y principos del XX., donde uno de los artistas callejeros que exponen allí le realiza un retrato, viéndose ella en la obligación de hacerle otro, comenzado con ello una especie de 'competición pictórica' al aire libre.



Con “En busca de Millet”, Kim Dong-hwa nos cuenta como descubrió cuando era pequeño L'Angélus, obra de Jean-François Millet, y como le influenció la obra de este pintor francés. Y, aprovechando su viaje a tierras francesas, visitó Barbizon donde fue pintado a finales del XIX dicho cuadro. Una de las grandes obras de la Historia del Arte, perfecto colofón para finalizar esta serie de relatos franco-coreanos.



Lo dicho, una forma de entenderse y de relacionarse autores de diferentes países y culturas, convivir y compartir vivencias y experiencias, teniendo como poderoso nexo en común y de unión el mundo de las viñetas.

Un saludo cordial.