viernes, octubre 19, 2012

YAXIN: EL FAUNO GABRIEL. CANTO I de Dimitri Vey & Man Arenas

Entrando ya en el otoño, con días cortos, un sol suave o con lluvia, fina y delicada o con un buen chaparrón, hojas que amarillean, que caen y que susurran al pisarlas, llega el fauno Gabriel. En él se encuentra la nostalgia del otoño con el tiempo pasado, la alegre primavera y el futuro incierto pero, sobre todo, la vivencias, las alegrías, deseos y preguntas de un entrañable personaje que toca el corazón y llega al alma. Es “Yaxin. El fauno Gabriel. Canto I” de Dimitri Vey, guionista, y Man Arenas, ilustrador y colorista, de Norma Editorial


Ya la portada nos señala el camino: un hada florida y sonriente con originales pájaros y un joven fauno que está flotando, absorto y curioso observando a estos pájaros. Nos indica un Mundo Fantástico, la curiosidad de este fauno. Además está muy bien realizada: la ilustración tiene cierto relieve y estratégicos brillos que le dan vida.

El inicio es espectacular: desde lo alto vemos un hermoso árbol florido con una bandada de pajarillos rojos que vuelan alegres y “oímos” sus trinos. De pronto tenemos a un ser pequeño y regordete, avanzando entre flores, hierba y ramaje: está en las colinas de nuestros sueños, en un mundo donde hemos vivido de niños. Este ser corre entre faunos maduros, entre alegres y vivaces hadas y hermosos unicornios. Es la presentación de un lugar, de una isla de inocencia y de un joven fauno, Gabriel.


No puede haber una presentación más espectacular, vivaz y de ensueño que la que la que nos hacen Vey y Man Arenas. Y si unimos la original presentación de las viñetas, verticales y correlativas, horizontales unas, alternadas con otra e incluso escalonadas, comprenderemos mejor este dinamismo y viveza. Otro detalle interesante es la alternancia de los “cuadros de texto”, cuando nos explica la vida de las colinas una voz en “off”, con los “bocadillos” clásicos, del habla directa de los personajes. Y esto sucederá a lo largo de toda la historia.

¿Y cuál es la historia? En esta “isla de contornos inciertos” vive el joven fauno Gabriel, rodeado de otros faunos mayores, de hadas y seres extraños, en plena Naturaleza, bosques y colinas, mares y mareas, cuevas y otras maravillas. Su juventud le lleva a una gran curiosidad por el mundo que le rodea pero sobre todo quiere conocer al mago, a un gran mago del que dicen muchas cosas: Merlín. Curioso le sigue para conocerlo, saber de él, de su sabiduría y le llama mucho la atención el abrigo de hojas que le han tejido las hadas y, sobre todo, que el mago no tiene cuernos. El mago es anciano y sabio, charla con Gabriel, le explica y enseña pero a veces pierde la paciencia pues le aturrulla con sus preguntas.

En unas escenas e ilustraciones minuciosas, muy detallistas y alegres, con unos colores acertados, suaves y cálidos, Merlín le hace ver los detalles de la Naturaleza, sus pequeños seres, flores o frutos, la Magia que hay en todos ellos.


Gabriel conoce en una cueva las lágrimas de un hada ¿Por qué llora? ¿Por qué las hadas ocultan su rostro? Porque son demasiado hermosas y tienen el poder de volvernos locos. Pero Gabriel sí que ha visto su rostro: su inocencia y ternura lo permiten. Las hadas se reúnen de tres en tres para invocar a las estaciones, bailar alrededor de los árboles, hacer surgir las flores y lloran por el regalo de la Vida.

En lo profundo del bosque Gabriel oye una voz y descubre a un anciano gigante, el último gigante que por fin se une a la Naturaleza. Es cuando descubre la Muerte y Merlín le explica que es la unión con todas las criaturas y de ahí el por qué de los nombres: para que no nos olviden. La viñetas nos hacen ver las estaciones, el paisaje del bosque, el orgullo y el poder del gigante, su decadencia, con tonos vivos o sombríos, vibrantes o dulces, con la expresión del juvenil rostro de Gabriel o el severo rostro de Merlín, pero siempre con la esperanza y ganas de vivir.


Gabriel y Merlín pasean por la playa. Merlín le muestra el poder del mar, lo que deja la marea. Gabriel piensa en su madre y la añora. Sueña con el zorro gigante que conoce todos los secretos del bosque y amanece reconfortado con el sueño de la caricia de su madre. Corre buscando a su amigo el mago y lo encuentra cuando inicia un viaje. Sabe que Merlín es el más grande de los magos, que su vida ha sido una gran vida, que luchó y viajó por el Otro Mundo. Por eso Gabriel le llama Merlín: el más grande de los magos. Pero ahora va a un lugar donde Gabriel no puede seguirlo, pero volverá, y Gabriel sabe que cumplirá su promesa, pues una promesa es una promesa y además dejó atrás su abrigo.

Alternando grandes imágenes con viñetas horizontales y verticales, acudimos a la despedida de Merlín, a la preocupación de Gabriel pero también a la esperanza de un joven fauno, su inocencia y su alegría.


El guionista Dimitri Vey nos muestra la vida del joven fauno Gabriel en forma de fábula, de ensoñación, cruzando los sueños con los recuerdos de la infancia, la libertad, la poesía y la alegría de la inocencia junto con las leyendas clásicas y artúricas que nos cuentan la historia de magos y faunos.

En cuanto al ilustrador, Man Arenas ha conseguido una obra entrañable, hermosa, delicada, al tiempo que viva, alegre pero también sensible que nos lleva a unas imágenes de la Naturaleza y de nuestros propios sentimientos, hermosas y detallistas, reales por su minuciosidad y oníricas por los seres fantásticos que rodean al joven fauno. El colorido no puede ser mejor, suave y delicado en la tierna imagen de Gabriel, sobrio en Merlín, variado y real en la Naturaleza, y siempre acertado, brillante. Man Arenas (25 de abril de 1966, nacido Jacinto Manuel Arenas en Bruselas) es un artista plástico, director de producción, director artístico de cine de animación, diseñador de producción para estudios europeos y americanos. Empieza su carrera en Bruselas en 1988 trabajando para la compañía de animación SEPP en varias series de animación. Trabajó en otras empresas como Warner Bross, A. Film A/S, Thilo Rothkirch Cartoon Film y otras más. Y desarrolla su carrera de autor de novela gráfica en la revista “Le Journal de Spirou”. Cuenta que el nombre de “Yaxin” es por él mismo: de pequeño pronunciaba mal su nombre y en lugar de “Jacinto” pronunciaba “Yachin” o “Yaxin”. Para Man Arenas el fauno es el Hombre en equilibrio con la Naturaleza, el sentimiento de Libertad que todos tenemos dentro. En el fauno Yaxin ha intentado poner todo lo que le gusta de la Vida: el Arte, la Poesía, la sensibilidad por el diseño, las series animadas japonesas de los años 70. Pero sobre todo la inspiración que le llega con las poesías de John Keats o El Principito. En un futuro se tiene previsto un segundo canto del fauno Gabriel, un poema gráfico “Las ninfas de Yaxin” y tal vez un Art Book sobre el fauno Gabriel y, además, está en negociaciones sobre una serie animada. Pero, él mismo dice, que eso es otra historia.

Esta novela gráfica, esta fábula gráfica, esta leyenda gráfica (no sé como decirlo pues esta obra no merece que se la encasille de una determinada manera, vuela ella sola) es de esa obras que se leen, releen, miran y admiran continuamente. Siempre hay algo que no has visto la vez anterior, algo, un rasgo, un detalle que te hace descubrir una nueva visión. Sensible, dulce (que no empalagosa), alegre, misteriosa, es una obra que os gustará por su hermoso guión y sus maravillosas ilustraciones. Así que espero que os guste y la disfrutéis, por lo menos, tanto como yo. Saludos y hasta pronto.